viernes, 6 de febrero de 2015

POLICE OFFICER GOES BALISTIC WHEN CONFRONTING CITIZEN WHO KNOWS THE LAW (POLICÍA SE ENFURECE SALVAJEMENTE CUANDO CONFRONTA A UN CIUDADANO QUE CONOCE LA LEY)



POLICÍAS ESTADOUNIDENSES: DESHUMANIZADOS, ODIADOS, TRAICIONADOS Y MANIPULADOS A CAUSA DE "LA LEY"
AMERICAN COPS: DEHUMANIZED, DESPISED, BETRAYED AND MANIPULATED DUE TO "THE LAW."

Esta película es maravillosa porque:
This movie is wonderful because:

1) El estilo de los actores recuerda al de las actuaciones de SIN TREGUA / EN LA MIRA (EN OF WATCH).

Los actores de "POLICE OFFICER GOES BALISTIC WHEN CONFRONTING CITIZEN WHO KNOWS THE LAW" (POLICÍA SE ENFURECE SALVAJEMENTE CUANDO CONFRONTA A UN CIUDADANO QUE CONOCE LA LEY) parece vivir sus papeles de modo inmediato, sin memorización de diálogos: han logrado interiorizar sus líneas hasta el punto que parecen ser los personajes que representan.

El oficial que se desespera en el filme nos recuerda al policía de nombre VAN HAUSER en SIN TREGUA / EN LA MIRA (END OF WATCH) en cuanto logra la misma intensidad emocional por otros métodos. VAN HAUSER (encarnado por D.H.) (D.H. = DAVID H. = DAVID HARBOUR) además de su porte olímpico, emana una contextura emocional semejante a la de un roble entre ramitas (comparando con quienes lo rodean en el filme), probablemente por la intensidad de la energía sentimental que concentra en sí mismo.  En la película que comentamos en este artículo, el oficial de mayor contextura emana algo totalmente distinto pero que logra transmitir algo semejante: su amabilidad se ve superada por las circunstancias y su estallido de impaciencia es un fuego artificial que arde en un instante, visible a los espectadores. ¡Qué diferencia con D.H. (D.H. = DAVID H. = DAVID HARBOUR) que logra un efecto semejante pero por métodos inversos porque su presencia actúa por oposición a la conducta de los demás personajes! En el filme "POLICE OFFICER GOES BALISTIC WHEN CONFRONTING CITIZEN WHO KNOWS THE LAW" (POLICÍA SE ENFURECE SALVAJEMENTE CUANDO CONFRONTA A UN CIUDADANO QUE CONOCE LA LEY)  la aspereza de la respuesta es consecuencia de la acumulación de la tensión. En SIN TREGUA / EN LA MIRA (EN OF WATCH) la aspereza de VAN HAUSER es intrínseca a su ser y va por allí repartiéndola en el escenario. Mientras el policía enfurecido es un ser comprensible, lógico, cuya paciencia se ve superada, SIN TREGUA / EN LA MIRA (EN OF WATCH) nos ofrece lo ilógico como encarnado, como existente, como tangible, como hecho realidad y por ello VAN HAUSER es un agujero negro, un ser de otra dimensión distinta a la fílmica. 

Hay que reconocer que el estilo narrativo en "POLICE OFFICER GOES BALISTIC WHEN CONFRONTING CITIZEN WHO KNOWS THE LAW" (POLICÍA SE ENFURECE SALVAJEMENTE CUANDO CONFRONTA A UN CIUDADANO QUE CONOCE LA LEY) contribuye a crear este efecto tan cinematográfico que la acumulación emocional. El plano secuencia va rastreando el entorno como un testigo y la misma referencia a su presencia lo transforma en personaje. La película en la que aparece VAN HAUSER recurre al montaje y crea otra sensación. Sin embargo, hay un punto de encuentro en la exaltación de los polícias a los que hacemos referencia aquí: el malestar interno es visible en uno como un estallido, en el otro (VAN HAUSER) como un flujo continuo propio a su persona, a su ser, a su yo. [Si ha observado el capítulo piloto de "STATE OF AFFAIRS", notarán que el personaje encarnado por D.H. (D.H. = DAVID H. = DAVID HARBOUR) también resalta por su tensión interna, recién hacia el siguiente episodio parece lograr controlar esta energía interior y ponerla al servicio de la narración, para estar casi al mismo nivel que los demás personajes, al menos por momentos].

2) Pone en evidencia un problema de clases sociales en los EE.UU. de Norteamérica.

Apreciémoslo con calma: el policía que se impacienta pretende cumplir con lo que considera su deber. Tal vez por falta de experiencia en el trato con los demás, por falta de sociabilidad, es que pierde la calma. Es un caso de frustración comprensible. Probablemente sus valores son sencillos, hasta simples, con buenos y malos y la ley no es algo sobre los que cabe filosofar. Se nota que sus intenciones son buenas. Es una persona sensible a la que le cuesta articular los motivos de su conducta. Notemos que su porte puede deberse a alguna autoindulgencia al momento de alimentarse. Desde nuestra sensibilidad parece una buena persona. 

Los ocupantes del vehículo desde donde se filma son más calculadores, suspicaces e insensibles. En lugar de ser amables con el señor policía y explicarle tiernamente que según el sentido lógico de la ley, ellos pueden conducirse como lo están haciendo, lo antagonizan al dirigirse a él sin romanticismo, idealismo o ternura. Simplemente establecen que ellos tienen el derecho de hacer tal o cual cosa porque así está escrito. Ignoran los sentimientos de tan valeroso defensor del orden, quien amablemente quiere transmitirles lo bravo que él es y lo peligroso que puede ser que lo sigan. En lugar de entender que les está mostrando que se preocupa por ellos los ocupantes del vehículo desde donde se registra la escena en vídeo ignoran una y otra vez la sensibilidad del esforzado policía: se comportan monstruosamente pisoteando con desprecio la fina delicadeza emocional del defensor de la ley. En lugar de ponerse a pensar con cuánta ilusión habrá entrado a la Academia de Policía, o cuánto orgullo habrá sentido al salir a patrullar en las calles, rechazan su invitación a que lo admiren mientras él intenta explicarles que estar cerca de la escena del crimen le quita su "concentración", la cual, implícitamente, les está haciendo saber que es muy valiosa. 

Maltratado emocionalmente de modo tan tortuoso, pervertida su psicológica, expresa desesperadamente su aislamiento emocional. ¿Habrá sido agredido así de niño tal vez por su peso? ¿Habrán venido otros niños a burlarse una y otra vez de su contextura? Ese policía es evidentemente un buen hombre, un honrado trabajador que intenta insertarse en el brutal sistema capitalista estadounidense. La crueldad de los ocupantes del vehículo demuestra que ciertos sectores sociales agreden a otros de un modo bastante consciente, racionalizado tras la apariencia de "la libertad" y de "la letra de ley" antes que de su espíritu.

Cuando hacemos mención a sectores sociales lo hacemos porque, al menos en nuestra experiencia, quienes se ocupan del detalle de los términos y de las limitaciones de los textos escritos (leyes o descripciones) suelen ser personas que disponen de tiempo por ello, o que hay llegado a esa práctica por una experiencia social acumulada previa. Y tras esa visión suele haber algún tipo de sustento material que les permita dedicarse a tales actividades. En el filme "POLICE OFFICER GOES BALISTIC WHEN CONFRONTING CITIZEN WHO KNOWS THE LAW" (POLICÍA SE ENFURECE SALVAJEMENTE CUANDO CONFRONTA A UN CIUDADANO QUE CONOCE LA LEY) los ocupantes del vehículo sádicamente pretenden acusar al policía que han llevado a la desesperación. Tal insensibilidad y cinismo es consecuencia de una práctica. 

En lugar de darle una palmadita en la espalda al policía de buen porte y pedirle disculpas por la bajeza que han cometido con él, pretenden "presentar cargos". ¿Se reconoce aquí que el problema de comunicación entre el oficial y los ocupantes del vehículo es consecuencia de un conjunto de prácticas que exceden al polícia individual y a los ocupantes del vehículo? ¿El señor policía tiene tiempo para hacer lo que hacen los ocupantes del vehículo o tiene que dedicarse a su trabajo? ¿Cuál es la fuente de supervivencia de los ocupantes del vehículo? Debe existir en alguna parte una distinción que va más allá de lo emocional, de lo cultural general y que corresponde a la extracción de clase de los personajes, que los define en gran medida. ¿Podemos categorizar al señor policía dentro del mismo segmento social que los ocupantes del vehículo?

Lamentablemente carecemos de suficientes datos, pero reconocemos indicios de la situación. Parecen haber diferencias de grados de instrucción, de tradiciones familiares, de lenguajes emotivos. Estas mismas diferencias son las que permiten que un muy limitado sector de la población estadounidense induzca a otro, mayoritario, a ocuparse de la guerra. Si ese sector ya fuerza a éste a convertirse en policía, ¿porque no habría de convertirlo en soldado? ¿y luego en cadáver "heroico"? ¿o aún mejor en cadáver "caído del palto"?

Esta película, que se intenta sea vista como una "defensa de la libertad" es una denuncia de la triste situación que vive la población estadounidense: tiranizada por unos "iluminados" sabiondos le es negada cualquier sentido de humanidad o sensibilidad positiva. La población es "mala" si tiene buenos sentimientos (como el policía que desea hacer un buen trabajo aunque no entienda bien por qué hace lo que hace) y es "peor" si se molesta. En cualquier caso debe sufrir ante los "defensores de la libertad". ¿Es que a éstos no los quisieron sus padres?

3) Demuestra que "el realismo" depende de la realidad que lo gestiona.

Si se observa "POLICE OFFICER GOES BALISTIC WHEN CONFRONTING CITIZEN WHO KNOWS THE LAW" (POLICÍA SE ENFURECE SALVAJEMENTE CUANDO CONFRONTA A UN CIUDADANO QUE CONOCE LA LEY) se notará que parece una película estadounidense.

Esto probablemente se debe al idioma, al uniforme de los policías, a la arquitectura y a los vehículos motorizados. Es decir, algo filmado en algún lugar estadounidense probablemente parezca de ese país. Si esto es así, entonces es comprensible que las obras extraordinarias de DON LEÓNIDAS ZEGARRA UCEDA sean admiradas en Hispanoamérica: ¡ya que reflejan la realidad hispanoamericana! ¡pues son filmadas aquí! El realismo de DON LEÓNIDAS ZEGARRA UCEDA es el realismo hispanoamericano.
----