viernes, 22 de marzo de 2013

G. I. JOE: EL CONTRAATAQUE (G. I. JOE: RETALIATION)

HOLLYWOOD & AMERICA PROMOTE ROGUE PARAMILITARY ORGANIZATIONS!
¡LOS ESTADOS UNIDOS DE NORTEAMÉRICA Y HOLLYWOOD PROMUEVEN ORGANIZACIONES PARAMILITARES CRIMINALES!


COBRA COMMAND LOOKING FOR INVESTORS FOLLOWING G.I. JOE ATTACK (VIDEO)

Thursday, March 21, 2013 12:29

With their headquarters destroyed in a pitiless and calculated G.I. Joe attack, Cobra Command — aka C.O.B.R.A. — is looking for new ways to rebuild: they’re turning to Kickstarter to crowd source investors.

Help non-profit organization C.O.B.R.A. rebuild its home and base of operations, Cobra Island, which was destroyed by G.I. Joe.

“We are C.O.B.R.A., a worldwide organization devoted to making advancements in science and defense technology.

“Recently our home and secret base of operations was destroyed in an attack by the terrorist militia known as G.I. Joe.”

Listen, we know it’s getting to be tax season, so if you’re getting a little back, you might want to send a little good will in the C.O.B.R.A. direction. It’s not enough to give to the Red Cross and call it a day.

G.I. Joe is a skilled and dangerous rogue paramilitary organization with more than just a history of terrorism. G.I. Joe almost universally recruits children into their ranks, using decades of propaganda to turn kids into child soldiers.

With U.S. and U.N. forces largely distancing themselves from G.I. Joe, Cobra Command is one of, if not the only agency willing to deal with these radicals.

The post Cobra Command Looking for Investors Following G.I. Joe Attack (VIDEO) appeared first onGuns.com.
2013-03-21 12:23:01
Título: COMISIÓN INVESTIGADORA DE GRUPOS PARAMILITARES. 
Una lucha cívica contra la impunidad.
Presentación a la opinión pública del Informe de la oposición en la Comisión Investigadora de los asesinatos de los Señores Diputados Eriberto Arroyo Mio y Pablo Norberto Li Ormeño, así como de las actividades desarrolladas por el Grupo Terrorista que desarrolla actividades criminales incompatibles con la vida democrática del país y que indebidamente utiliza el nombre de un mártir.
Suscrito por los Señores Diputados:
Manuel Piqueras Luna, Gustavo Espinoza Montesinos, Celso Sotomarino Chávez.
Lima, 26 de octubre de 1989".

Página 15:

"Pregunta: "... parece que el grupo paramilitar Rodrigo Franco, que está matando presuntos miembros de Sendero Luminoso, está ligado a la Alianza Popular Revolucionaria Americana, su partido político. ¿Está usted enterado de estas acusaciones?

Respuesta: "Sí, y eso me preocupa. No puedo negarlas... y es muy triste. Si había una cosa de la cual estaba orgulloso, era que había defendido la libertad escrupulosamente en este país. Aun si el edificio se derrumba, yo mantendré este principio democrático. Cuando me dicen que algunos demócratas - o al menos quienes eran demócratas - y miembros del partido de gobierno están tomando la justicia por sus manos, pienso que es posible, pero que están equivocados..."

(Entrevista concedida por el Presidente Alan García a Gerard Thomas para el "Paris Liberation". 11-12 de noviembre de 1989)",

Páginas 21, 22, 23:

"¿Cómo investigar a una organización paramilitar? ¿Dónde buscar pruebas? ¿Cómo demostrar la responsabilidad de los involucrados? Si la presencia de grupos paramilitares se hace posible por sus conexiones con miembros del aparato del Estado, y si son esos miembros los que garantizan que los actos del Comando queden en la penumbra, entonces lo que había que hacer era buscar la pista de la agrupación en cuestión reconstruyendo sus mecanismos de impunidad, es decir, observando cuáles son los resortes que se mueven para detener las investigaciones, liberar a los detenidos, eliminar las pruebas, facilitar dinero, vehículos o medios materiales en general, etc. También esperábamos que - como efectivamente sucedió - esos mecanismos se mostraran en el curso de nuestra investigación, bloqueándola o intentando hacerlo. 

La primera fase de la investigación fue de búsqueda, así que no tuvimos mayor problema. Nadie esperaba que encontráramos algo significativo, así que nos dejaron hacer. Pero pronto hallamos los primeros indicios: intervenciones de autoridades encargadas del control del orden interno ordenando la libertad de detenidos, ingreso irregular de armas a nombre de personas vinculadas al régimen, movilización de efectivos policiales resguardando estos ingresos, traslados irregulares de armas al interior del país, participación de civiles en cursos de preparación policial con recomendación de un alto funcionario del Ministerio del Ministerio del Interior. En fin, empezamos a encontrar pistas que nos permitían deducir la presencia necesaria de una organización paramilitar montada para cometer actos terroristas de finalidades no subversivas, y su probable articulación con parte del aparato del Estado.

A partir de este momento comenzaron los problemas. Mientras los medios de comunicación comenzaban a recoger esta primera conclusión - contenida en un Informe Preliminar que presentamos a la Cámara el 16 de agosto de 1989-, los diputados de la mayoría hacían declaraciones públicas en sentido contrario: para ellos, se había probado que el problema del Comando "Rodrígo Franco" era un problema de delincuencia común, originado en una serie de grupúsculos que actuaban sin coordinación ni estructura, en diferentes partes del territorio peruano. En esta medida, ellos concluían que la lucha contra el Comando era asunto de competencia policial y proponían dar por finalizada la Investigación. Citaban, en respaldo de sus conclusiones, un Informe del Ministerio del Interior que hablaba de hasta ocho denominaciones de supuestos grupos paramilitares. Por su parte, el Ministro del Interior, Máximo Agustín Mantilla Campos, reforzaba públicamente esa tesis, repitiéndola en entrevistas concedidas a los medios de comunicación.

Presentado el Informe Preliminar, pasamos a un segundo momento: había que interpretar las informaciones recogidas, y aquí las discrepancias entre los Diputados de la oposición y los Diputados del partido en el gobierno ya eran manifiestas. Nosotros, desde la oposición, afirmábamos que todos los indicios descritos hacían necesario ampliar el plazo inicial otorgado a la Comisión - treinta días -, y anunciábamos que era probable encontrar evidencias de responsabilidad penal en personas investidas de autoridad. En la medida en que su participación era manifiesta, el terrorismo practicado por el Comando "Rodrigo Franco" se caracterizaba ya como terrorismo paramilitar o paraestatal (terrorismo de Estado). Los diputados de la mayoría pretendían demostrar que el Comando no tenía ningún tipo de conexión o vínculo con los aparatos del Estado. En un proyecto de Informe Preliminar que jamás presentaron, afirmaban que se trataba de delincuentes comunes frente a los cuales la actividad policial era suficiente. Consideraban terminada la investigación y proponían que el asunto pasara a la Policía Nacional (el mismo organismo que, luego de un año y medio, no tenía ninguna pista sobre el Comando). Para sustentar su posición, pasaban por alto las evidencias encontradas en la investigación de 137 casos y en la realización de 51 entrevistas; para ellos bastaba con un Informe del Ministerio del Interior afirmara que se trataba de un problema de delincuentes comunes para considerar cerrada la investigación.

Un actitud como esta, además de ser poco seria, ponía en evidencia la existencia de una voluntad política contraria a investigar. Demostraba una peligrosa intención de manipular la información para sacar conclusiones ficticias que de ningún modo se desprendían de los actuados. Lo apresurado y tosco de su presentación hacía temer intenciones encubridoras presentes en el seno mismo de la Comisión."

"ETNICIDAD, EJÉRCITO Y POLICÍA EN EL PERÚ. UNA APROXIMACIÓN". Por Manuel Piquerashttp://blog.pucp.edu.pe/media/avatar/417.pdf Centro para la Investigación sobre Desigualdad, Seguridad Humana y Etnicidad (CRISE), Queen Elizabeth House, Universidad de Oxford, Reino Unido. 
Centro de Investigaciones Sociales, Económicas, Políticas y Antropológicas (CISEPA), Facultad de Ciencias Sociales, Pontificia Universidad Católica del Perú. 
Lima, octubre de 2007 

Jorge Luis Villacorta Santamato, Secretario General Emperador del Partido Marxista - Leninista - Pensamiento Paris Hilton (fácil de identificar en la fotografía por su polo color granate) sonríe ampliamente mientras escucha la fascinante disertación del General EP Luis Alatrista Rodríguez, segundo al mando en la exitosa y ejemplar Operación Chavín de Huántar que liberó a rehenes de la Embajada de Japón en Lima, Perú, mantenidos allí por la agrupación terrorista denominada Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA).
Jorge Luis Villacorta Santamato, Secretario General Emperador del Partido Marxista - Leninista - Pensamiento Paris Hilton (ubicado casi al centro de la fotografía) se aúna a la conmemoración de la muy notable y modélica Operación Chavín de Huántar, la cual consistió en el rescate de rehenes retenidos en la Embajada de Japón en Lima (Perú) por miembros del muy (¡oh!) maligno movimiento terrorista que responde al nombre de Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA). Las acciones de rescate estuvieron a cargo de miembros de la Fuerzas Armadas del Perú que mostraron refinado profesionalismo, sentido de sacrificio por sus compatriotas y fe inconmovible en el proyecto nacional denominado "República del Perú". La acción del personal militar peruano consolidó el rol del Estado y el desempeño de sus funciones en la vida política del país. Es difícil expresar en palabras el agradecimiento que sentimos todos sus compatriotas hacia ellos y sus familias.