sábado, 26 de septiembre de 2015

EL ASESINATO MASIVO COMO UNA DE LAS BELLAS ARTES

¡DIRECTOR DE PERUCINE.BLOGSPOT.COM ES RECONOCIDO EN ENSAYO E HISTORIETA POR UNA UNIVERSIDAD PERUANA PERTENECIENTE A UNA EMPRESA CUYA SEDE PRINCIPAL SE UBICA EN MARYLAND, ESTADOS UNIDOS DE NORTEAMÉRICA, Y QUE OFRECE SERVICIOS EDUCATIVOS EN 27 PAÍSES ALREDEDOR DEL MUNDO!


El texto dice: ¡FELICITACIONES PROFESOR JORGE VILLACORTA! Por ser merecedor del primer puesto en las categorías de Cómic ("Horror") y Ensayo ("El asesinato masivo como una de las bellas artes") en los Juegos Florales del segundo concurso organizado por el área de Humanidades. LAURATE INTERNATIONAL UNIVERSITIES. COMUNICACIÓN E IMAGEN EMPRESARIAL. COMUNICACIÓN Y PERIODISMO.
https://www.facebook.com/imgn.upc.7/photos/a.1629342637292857.1073741828.1629205107306610/1803037556590030/?type=3&theater



UNIVERSIDAD PERUANA DE CIENCIAS APLICADAS


JUEGOS FLORALES 2015 - HUMANIDADES




GENERO: ENSAYO

GRUPO: PROFESORES



SEUDÓNIMO: MCLUHAN






















El asesinato masivo como una de las bellas artes

A partir de la escritura de un cuento que fue mal recibido por sus tres lectores, percibí con gran evidencia la necesidad vital que tiene el mundo contemporáneo por la experiencia de la muerte. Según sus críticos, mi cuento ofrecía muerte y destrucción al inicio para luego desviarse por otros caminos, lo cual les causaba bastante malestar porque ellos leen para encontrar satisfacciones. Y para experimentar tales satisfacciones requieren de formatos establecidos: un cuento debe parecer un cuento e incrementar la emoción del inicio progresivamente hasta culminar con su máxima intensidad al término del mismo. Es decir, exigen el modelo establecido por las películas de largometraje estadounidenses. Quizás no todas son así, pero en su gran mayoría se guían por este principio. A partir de esto deduje que Marshall McLuhan tenía muy en claro lo que afirmaba cuando prescribió “el medio es el mensaje”. Porque me es evidente que el formato cuento es un formato históricamente condicionado que satisface las necesidades hegemónicas de una clase social.

Pretender desvincular el medio (el cuento, la película) de su uso particular a favor de intereses específicos y hacer pasar este uso como general, es una manipulación política tan extendida que casi se vuelve inconsciente entre quienes la emplean. Si fuese cierto lo que afirma McLuhan sería suficiente saber que estamos ante un cuento para experimentar las sensaciones que nos producirá, sin necesidad alguna de acometer la tarea de leerlo. Si fuese cierto lo que promulga McLuhan, ya no sería necesario observar la película para experimentar sensación alguna: bastaría con saber que elegimos un filme de “suspenso” para sentirnos inquietos, uno de “acción” para que corra la adrenalina en nuestro cuerpo, un largometraje romántico para que nos palpiten los corazones de amor eterno, un filme de “terror” para que nos sintamos espantados hasta la locura, uno de “vaqueros” para que se reafirme en nosotros la autosuficiencia, la individualidad, la rudeza y el ingenio para la supervivencia. El “género”, al margen de la narración objetiva, devendría el activador de nuestra respuesta. Esto, obviamente, puede funcionar bastante bien en una “sociedad de masas” durante la reproducción mecánica de los mensajes en su vertiente capitalista, porque al capital le importa poquísimo la vida social si es que no obtiene beneficio económico. Ya no importa la realidad y sus variantes, su concreción inimitable. Lo que interesa es la muerte de la experiencia por la industrialización del gusto, la parcelación de la vida cotidiana en tiempo de trabajo y tiempo libre y la creación de categorías específicas para “el disfrute” del tiempo libre. El capital exige desgajar aspectos de una realidad en la cual están vinculados, para ofrecerlos como mercancía. Hay que cuadricular la conciencia y pasar por alto la unidad de la experiencia vital humana. Hay que ignorar que toda película tiene aspectos de suspenso, acción, terror, romance y sobrevivencia. En resumen, hay que agigantar y minimizar las vivencias para poder ofrecerlas como productos originales. En la medida en que sea monstruosa una realidad, dada su desarmonía, clasifica como elemento ideológico y mercantil en el capitalismo. Y esto nos conduce a considerar que, en efecto, el asesinato masivo es una de las bellas artes en el mundo (capitalista) contemporáneo.

Mi cuento ofrecía muerte y destrucción pero, según sus críticos, no cumplía con su promesa. Desde mi punto de vista, lo narrado explicaba perfectamente por qué no podía ofrecerse muerte y destrucción al final de lo narrado. Pero, a los críticos les importó poco. El modelo narrativo estadounidense es el predominante y apartarse del mismo solamente puede hacerlo una persona carente de razón, de experiencia, o cuyo talento afronta una crisis tal vez irreversible. Naturalmente, el capitalismo estadounidense pervive gracias a ofrecer “lo que le gusta a la gente” y en este sentido, su vida necesita de condicionar a los lectores a sus propias necesidades. El capital estadounidense necesita un consumidor global que responda automáticamente a sus estímulos de modo correspondiente a sus intereses. Este condicionamiento, absolutamente evidente, está justificado como la norma del “buen juicio”. Son inaceptables la variantes que se aparten de lo establecido. Todo capítulo de NCIS (serie de televisión sobre miembros de la marina estadounidense que se dedican a investigar crímenes) comienza con un asesinato, gira alrededor del mismo y por último lo explica. Todos los episodios siguen la estructura básica. Los guionista de NCIS no prometen muerte y destrucción, comienzan con ella, la examinan fervorosamente en sus aspectos desconocidos y luego nos indican las motivaciones humanas tras tales sucesos. NCIS tiene doce temporadas. ¡Doce! ¡Debe ser una serie muy popular en los EE.UU! Y también en otras partes del mundo. Lo macabro está a la orden del día. La muerte y la destrucción cobran vida en la figura del zombi. Los zombis nos invaden: tanto en la fantasía como en los contenidos de la oferta televisiva estadounidense. Se encuentran zombis en el cine y las historietas provenientes de EE.UU. Los zombies de la narrativa lúgubre generan las delicias de los zombis de la sociedad capitalista. Zombificados por la avalancha de zombis que pueblan su imaginación, los pobladores del “mundo libre” celebran la vida bajo el capitalismo consumiendo ingentes cantidades de historias sobre los vivos que se murieron mal porque no se quedaron muertos sino que regresaron a la vida.

No se puede culpar a los zombies de esta situación sino a los vitales capitalistas estadounidenses, que desean mantener con vida a un sistema socioeconómico que ya falleció muchas veces pero que vuelve a vivir una y otra vez. La historia del capitalismo es una historia zombi. La “industria” de los medicamentos no investiga para curar enfermedades porque no es viable como “modelo de negocio”. Hay que “investigar” en la dirección de medicamentos que sirvan para paliar enfermedades crónicas porque allí si hay ingresos a futuro. Los pacientes zombis engendrarán las rentas que permitirán vivir a la industria del sistema socioeconómico zombi. Empresarios y consumidores son cadáveres a nivel espiritual pero sus cuerpos aún andan. Los zombis solamente son una proyección del ser social bajo el capitalismo.

Entonces, tenemos que admitir que esta pasión generalizada por los asesinatos y la muerte está muy extendida en la sociedad global capitalista. NCIS es solamente una señal del fenómeno. De hecho, las versiones de la realidad capitalista expresadas en los noticiarios también están plagadas del mismo contenido. La bomba colocada en la Maratón de Boston el 15 de abril de 2013 volvió a colocar al territorio y a la población estadounidense en las portadas de los diarios del mundo entero. Fotografías perturbadoras llenaron las portadas de los diarios de cada rincón del planeta Tierra. ¡Es que la realidad es terrible! O al menos eso claman los diarios que dependen de las agencias transnacionales de la información. Sucesivos investigadores independientes establecieron lo que ya se suponía que era: un montaje de los servicios de espionaje estadounidenses. Al igual que el ataque “terrorista” en Nueva York el 11 de septiembre de 2001 o el atentado en Oklahoma City el miércoles 19 de abril de 1995, las representaciones macabras que pasan por ser verdaderas ante los consumidores de informaciones sirven para mantenerlos subyugados por la fascinación del horror. Ya no se sabe si hay una relación sadomasoquista entre los dirigentes de la sociedad estadounidense y sus subordinados. Mientras más historias siniestras hacen “vivir” a sus pobladores, los líderes estadounidenses son más aceptados. Sin su ración periódica de muerte y destrucción ficticia los estadounidenses no pueden vivir. Requieren de estas representaciones para poder luchar otro día más para lograr encarnar “el sueño americano”. Para ellos es imprescindible que exista esta perversión del espíritu. Al ser tantos y estar tan extendida esta situación, tal perversión tiene que ser considerada de otro modo, pues es el patrón. Tiene que se pensada como perteneciente a las bellas artes, pues da sentido a la existencia de tantos estadounidenses. El asesinato masivo es el ritual estadounidense. En EE.UU. todo se supone que es más grande, más colorido, más espectacular. Si el cristianismo tiene su asesinato individual representado una y otra vez en la figura de Cristo, el mundo estadounidense lo ofrece al por mayor con sus técnicas de Hollywood. EE.UU. tiene la ventaja en la representación de la muerte e innova constantemente porque cuenta con dedicados especialistas que anhelan hacer su mejor trabajo para tener ingresos que les permitan pagar sus cuentas. El cristianismo poco a poco va perdiendo colorido. El hombre semidesnudo que viste taparrabo y ha sido masacrado y clavado a unos maderos ya nos es tan perturbador como las imágenes que desbordan de los diarios, la televisión, el cine y las historietas. La industria del horror pasa del Vaticano a Hollywood. El crucifijo va pasando de moda porque la industria capitalista estadounidense tiene que crecer y ahora ofrece más muertos, más destrucción. Claro que en los países del capitalismo dependiente el hombre individual crucificado, el perdedor, todavía será popular por mucho tiempo, pues estos países también son perdedores a nivel mundial dada la división mundial capitalista del trabajo. Pero los ganadores en la masacre económica mundial pueden darse el lujo de fingir muertes masivas porque tienen el capital para lograrlo, cuentan con personal entrenado y mentirosos profesionales que pueblan su Congreso y las posiciones claves de sus fuerzas armadas. Las instituciones políticas, en su punto más alto, son solamente una obra teatral en los EE.UU. Los actores que representan a los senadores y secretarios de defensa o generales pasan de Hollywood a sus cargos políticos con la gracia que les permite su talento y el hecho de que las películas y los actos públicos se filman en las mismas escenografías. Todo es una farsa de gran proporción gestionada por los capitalistas- Y el pensamiento capitalista estadounidense desea una farsa cada vez mejor, más sofisticada, con colores más brillantes, más entretenida y espectacular, más zombificante, más difícil de identificar como farsa. El asesinato masivo ahora se vuelve una de las bellas artes y el Mago de Oz derrama una lágrima de orgullo ante la gran obra de sus discípulos. Todos sonríen en Kansas.

----
Página 1 de la historieta "Horror". Fue seleccionada para ocupar el Primer premio de los Juegos Florales UPC 2015 en el área de Cómic, categoría Profesores - Administrativos. El guionista e ilustrador es Jorge Luis Villacorta Santamato, docente de la Facultad de Comunicaciones de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC).

Página 2 de la historieta "Horror". Fue seleccionada para obtener el Primer premio de los Juegos Florales UPC 2015 en el área de Cómic, categoría Profesores - Administrativos. El guionista e ilustrador es Jorge Luis Villacorta Santamato, docente de la Facultad de Comunicaciones de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC).

Página 1 de la historieta "Horror". Fue seleccionada para obtener el Primer premio de los Juegos Florales UPC 2015 en el área de Cómic, categoría Profesores - Administrativos. El guionista e ilustrador es Jorge Luis Villacorta Santamato, docente de la Facultad de Comunicaciones de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC).

Página 4 de la historieta "Horror". Fue seleccionada para obtener el Primer premio de los Juegos Florales UPC 2015 en el área de Cómic, categoría Profesores - Administrativos. El guionista e ilustrador es Jorge Luis Villacorta Santamato, docente de la Facultad de Comunicaciones de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC).

Página 5 de la historieta "Horror". Fue seleccionada para obtener el Primer premio de los Juegos Florales UPC 2015 en el área de Cómic, categoría Profesores - Administrativos. El guionista e ilustrador es Jorge Luis Villacorta Santamato, docente de la Facultad de Comunicaciones de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC).

Página 6 de la historieta "Horror". Fue seleccionada para obtener el Primer premio de los Juegos Florales UPC 2015 en el área de Cómic, categoría Profesores - Administrativos. El guionista e ilustrador es Jorge Luis Villacorta Santamato, docente de la Facultad de Comunicaciones de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC).
------
Aula Magna de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas sede Villa momentos antes que comenzaran a llegar los asistentes a la premiación de los Juegos Florales 2015.
 
 ------
------