lunes, 7 de diciembre de 2009

CINEMARK BELLAVISTA CORTA CRÉDITOS FINALES DE "LUNA NUEVA"

En la función de las 22:45 horas (10:45 p.m.) proyectada en la Sala 6 de CINEMARK BELLAVISTA, el día Domingo seis de Diciembre de 2009, se cortaron los créditos finales de

LUNA NUEVA (The Twilight Saga: New Moon)
es decir, no se proyectaron en toda su extensión.
Me surge la interrogante: ¿Por qué cortaron los créditos finales?
Dado que yo estaba en la sala sentado de modo perfectamente visible para el proyeccionista, es poco probable que se deba a que soy invisible. Es más, luego de unos segundos de la proyección de los créditos hubo una ligera alteración en el marco de la imagen, la cual fue corregida. Esto indica que el proyeccionista sabía que yo estaba allí. Luego, simplemente cortó la proyección y desapareció rápidamente, mientras el personal de limpieza seguía cumpliendo con su trabajo alrededor del asiento en que me encontraba.
Dado que yo era visible y que es evidente que los multicines en general tratan de complacer a sus clientes, es extraño que la proyección de los créditos fue terminada intespestivamente.
En otro multicine de una cadena distinta, al cual en una ocasión tuve que regresar por tres veces a ver únicamente los créditos finales porque nunca los proyectaban, me explicaron con la mayor sinceridad, que carecían de ellos. ¡Sí!. En la sala de proyección "legal" de filmes carecen, ocasionalmente, de los créditos finales de las películas que proyectan. Muy amablemente, se me explicó en aquella oportunidad que la "cola" de los créditos (el segmento de rollo de los créditos) estaba en otra sala de proyección en otra parte de la ciudad, que la película exhibida era conseguida "por canje" y que ese segmento del filme (los créditos finales), no los habían traído.
Desde aquella ocasión he elaborado una posible explicación del fenómeno, la cual expondré en unos momentos.
Regresando al caso de CINEMARK BELLAVISTA, sospecho que la proyección de los créditos fue cortada abruptamente porque se carecía de ellos, como me ha sucedido en otros multicines. Además, tampoco es la primera vez en CINEMARK BELLAVISTA que detienen la proyección de los créditos cuando los estoy leyendo, lo que me induce a sospechar que no pueden ofrecer aquello de lo que carecen (es decir, los créditos finales).
Ahora expondré la explicación que se me ocurre a todo este fenómeno tan particular:
EXPLICACIÓN (HIPOTÉTICA):
Si tengo que proyectar el filme "A" en diez salas distintas cuya proyección comienza a la vez en todas las salas, necesito diez "ejemplares" de la película.
Si se alteran los horarios de las salas de modo que comiencen en horarios escalonados, como el filme "A" viene en rollos, en segmentos, puedo no necesitar diez "ejemplares" del filme. Podría necesitar seis y estar pasando los "rollos" de una sala a otra dentro de un área geográfica que lo permita, y si es que logro coordinar todas las proyecciones en relación con la cantidad de "ejemplares" del filme que deseo proyectar.
También existe la posibilidad de que, en lugar de usar seis rollos, introduzca legalmente al país tres rollos, si es que tengo que abonar algún derecho por ello. Naturalmente, tres rollos legales no me permiten cumplir con una gran cantidad de exhibiciones. Lo puedo solucionar introduciendo tres rollos ilegales o más. La motivación, naturalmente, es generar una rentabilidad mayor por la exhibición. Si es necesario, puedo introducir un sólo rollo legal y nueve (9) ilegales o "piratas". Con un rollo "legal" basta para justificar la exhibición ante las autoridades, aunque de hecho, estaría realizando una cantidad de exhibiciones imposible de llevar a cabo con únicamente un rollo.
Luego de pensarlo un poco, me doy cuenta de que los rollos de contrabando (si es que no son rollos copiados dentro de este país), me permiten generar mayor rentabilidad si en lugar de contener TODA la película, contienen solamente las imágenes y un poquito, lo mínimo posible, de los créditos finales... después de todo, a nadie le interesan los créditos finales... ¿verdad?, ¡al menos no a la gente honesta que quiere aumentar su rentabilidad al máximo!, ¡solamente un ocioso podría interesarse por los créditos finales!... es decir, por la estructura de producción del filme.

Naturalmente, con una copia legal, con sus créditos finales y con nueve copias ilegales, piratas, de contrabando, sin créditos finales, puedo realizar las exhibiciones en las diez salas maximizando mis ganancias. Y de hecho, ni siquiera necesito las otras nueve copias (las ilegales), podría bastarme con ocho o siete copias.... . Nadie se daría cuenta porque a nadie le interesan los créditos finales. Y, si es necesario, tengo una copia de los créditos finales para algún terco que los quiere ver algún día.

FIN DEL INTENTO DE EXPLICACIÓN
----
Este intento de explicación, hasta el momento, me parece muy atractivo. Carezco de todos los datos de la situación y agradeceré a los generosos lectores de perucine.blogspot.com si pueden proporcionarme datos adicionales que me permitan comprender el fenómeno del corte de los créditos finales, que se ha tornado muy misterioso para mí.
Una consecuencia del panorama hipotético descrito es que la "piratería" se da en el área "legal" del negocio cinematográfico, con lo que la "lucha contra la piratería" no pasaría de ser una cortina de humo, una "operación psicológica" para desviar la atención del lugar donde se produce la "piratería".
Si las salas de cine, que supuestamente tienen el producto "legal" son incapaces de mostrar los créditos finales de los filmes, desde la perspectiva de los asistentes a las salas "legales" de proyección ¿qué diferencia a su producto respecto de las copias "piratas" que se venden en las calles?. Me han dicho que las "copias piratas" también carecen de los créditos finales :-D. Esto me parece muy lógico, porque si las "copias piratas" se obtienen registrando en vídeo las imágenes proyectadas en las "salas de proyección legales", como en las salas no están los créditos finales, tampoco estarán es las "copias piratas".
Comprendo que nada de esto tiene que ver con motivos económicos. Me explico: pretender que "se maximiza la ganancia" menoscabando el producto es absurdo. Pensando así, "la máxima ganancia" se obtiene estando muerto porque así el "gasto personal" se reduce a cero.
La causa de esto es que, a nivel social, los créditos son poco importantes. Esto es comprensible porque los créditos están es un idioma extranjero y, adicionalmente, contienen información técnica que sólo puede satisfacer a personas que tienen una preparación previa bastante elaborada respecto del promedio general. Para obtener los créditos, una alternativa es comprar una copia "legal" de la película en cuestión y examinarla con toda la atención necesaria. Pero esto no exime a las salas de proporcionar una explicación plausible de este fenómeno del término abrupto de la proyección de los créditos finales. Sustraerle una porción del producto a los clientes parece poco ético. Estoy seguro de que los dueños de las salas de exhibición no robarían un DVD "legal"... :-)
¡¡¡ Esto es to- esto es to- esto es to-do amigos!!!
(¡¡¡No vi los créditos finales de "LUNA NUEVA"!!!. ¡¡¡Buuuu-buuuu---buuuu!!!. ¿Voy a ver la película de nuevo?. ¡¡¡Tal vez tengo suerte y esta vez sí los proyectan!!!)
ESTE TEXTO PUEDE SER REPRODUCIDO SI SE CITA LA FUENTE, EL REDACTOR Y SE ENVÍA UN MENSAJE QUE INDIQUE EN DÓNDE SE REPRODUCE A perucine@gmail.com .THIS TEXT CAN BE REPRODUCED FOR FREE IF YOU QUOTE THE SOURCE AND THE AUTHOR AND IF YOU SEND A MESSAGE TO perucine@gmail.com THAT MENTIONS WHERE IT IS REPRODUCED.