domingo, 11 de noviembre de 2012

LA EXPROPIACIÓN DE LOS DIARIOS Y LA CRÍTICA DE CINE EN EL PERÚ 1974-1975

LA LÍNEA POLÍTICA CINEMATOGRÁFICA COMO TÁCTICA DE LA REVOLUCIÓN PERUANA PARA EL CONTROL DEL INDIVIDUALISMO EMPRESARIAL

"LA EXPROPIACIÓN DE LOS DIARIOS Y LA CRÍTICA DE CINE

Una de las consecuencias más positivas de la expropiación de la prensa diaria, expropiación que ha llegado a ser en la práctica una virtual estatización, fue la renovación de los cuadros críticos de los diarios. Sólo se mantuvieron en sus puestos Hugo Bravo, en el dominical de El Comercio, y Alfonso Latorre, quien desde hace algunos años se limita a hacer críticas eventuales en Expreso. La salida más beneficiosa - para la crítica y no para los dueños del negocio - fue la de Alfonso Delboy, quien ha continuado en meses anteriores su labor de promotor del cine comercial habitual en las páginas del semanario Equis X. El puesto de Delboy fue ocupado durante un año en 7 días del Perú y del mundo (revista semanal del diario La Prensa) por Ricardo Bedoya. Igualmente, en el período agosto 74 - agosto 75, Isaac León Frías, luego de haber hecho la crítica durante varios meses en la revista Caretas, realizó esa misma labor en el dominical Suceso del diario Correo, en compañía de Francisco Lombardi durante los primeros meses. A comienzos de 1975, Federico de Cárdenas asumió la crítica de La imagen, dominical del diario La Prensa, y a partir de agosto de ese año un equipo conformado por Juan M. Bullita, Francisco Adrianzén y Mario Tejada tomaron la página de Suceso. A su vez Bedoya pasó a escribir en La Crónica, mientras que León se encargó de hacer lo propio en Variedades, dominical de ese mismo diario, que durante el primer año de la expropiación tuvo la sección crítica a cargo de Rosalba Oxandabarat. 
La renovación de los cuadros críticos - que ha tenido dos bajas luego del último cambio de directores en el mes de abril: Bedoya y León - se manifestó de inmediato en un acercamiento mucho más serio y riguroso al cine y en un lenguaje más agresivo y polémico.
A pesar de que la situación de la prensa en los últimos meses ha reducido el alcance polémico de los textos, y que el desarrollo de la experiencia de la transformación de la prensa - frustrado en su mayor parte - no permitió un replanteamiento más radical de la función y metodología críticas, no cabe de que se dió un paso adelante bastante significativo y que por primera vez, en forma amplia, la crítica empezó a molestar: a los censores, a los distribuidores y exhibidores y seguramente a muchos de los mismo lectores habituados a los comentarios complacientes y frívolos".

Fuente: "HABLEMOS DE CINE. REVISTA DE INFORMACIÓN Y CRÍTICA CINEMATOGRÁFICA". Número 68. Año XII. 1976. Página 5.