sábado, 10 de diciembre de 2011



[Este texto ha sido bendecido oficialmente, con mucho afecto, una
amplia y carismática sonrisa y un gracioso vaivén de la mano, por
el Secretario General Emperador del
Partido Marxista-Leninista- Pensamiento Paris Hilton luego de su censura minuciosa.
Advertencia: Este partido político es una secta muy sectaria.
Somos tan sectarios que no aceptamos miembros.
Descargo: La burguesía es una clase social sectaria que debe desarrollar su sentido del humor.
No garantizamos la inexactitud de las desinformaciones vertidas aquí]

Esta película es maravillosa porque:
This movie es wonderful because:

1) .


<span class=Seal of the Department of Defense" U.S. Department of Defense
Office of the Assistant Secretary of Defense
(Public Affairs)



5 p.m. ET
No. 1010-11
December 09, 2011



Lockheed Martin Corp., Lockheed Martin Aeronautics Co., Fort Worth, Texas, is being awarded a $4,011,919,310 fixed-price-incentive (firm target) (FPIF) modification to a previously awarded advance acquisition contract (N00019-10-C-0002). This modification provides for the manufacture and delivery of 30 Low Rate Initial Production Lot V F-35 Joint Strike Fighter (JSF) Aircraft for the U.S. Air Force (21 Conventional Take Off and Landing (CTOL) aircraft); the U.S. Navy (6 Carrier Variant (CV) aircraft) and the U.S. Marine Corps (3 Short Take Off and Vertical Landing (STOVL) aircraft). In addition, this modification provides for associated ancillary mission equipment and flight test instrumentation for those aircraft, and flight test instrumentation for the United Kingdom. All effort will be contracted for on a FPIF basis, with the exception of work scope for the incorporation of certain specified concurrency changes that will be contracted for on a cost-sharing/no-fee basis. Work will be performed in Fort Worth, Texas (67 percent); El Segundo, Calif. (14 percent); Warton, United Kingdom (9 percent); Orlando, Fla. (4 percent); Nashua, N.H. (3 percent); and Baltimore, Md. (3 percent), and is expected to be completed in January 2014. Contract funds will not expire at the end of the current fiscal year. This contract combines purchases for the U.S. Air Force ($2,644,270,340; 65.9 percent); the U.S. Navy ($937,374,286; 23.34 percent); the U.S. Marine Corps ($426,190,013; 10.6 percent); and the United Kingdom ($4,084,671; 0.1 percent). The Naval Air Systems Command, Patuxent River, Md., is the contracting activity.

Lockheed Martin Mission Systems and Sensors, Manassas, Va., is being awarded a $161,267,324 cost-plus-incentive-fee modification to previously awarded contract (N00024-10-C-6266) for Acoustic Rapid Commercial Off-The-Shelf Insertion (A-RCI) engineering services. This contract is being incrementally funded. The contract provides funding for the design and development of A-RCI and common acoustics processing for Technology Insertion 08 through Technology Insertion 10 for the United States submarine fleet and for foreign military sales. A-RCI is a sonar system that integrates and improves towed array, hull array, sphere array, and other ship sensor processing. Work will be performed in Clearwater, Fla. (60 percent), and Manassas, Va. (40 percent), and is expected to be completed by December 2012. Contract funds in the amount of $3,253,000 will expire at the end of the current fiscal year. The Naval Sea Systems Command, Washington, D.C. is the contracting activity.

BAE Systems, Rockville, Md., is being awarded a $58,238,299 cost-plus-fixed-fee, cost-plus-incentive-fee contract to provide Systems Engineering Integration support for the TRIDENT II (D5) Strategic Weapon System (SWS) Program and the SSGN Attack Weapon System (AWS) Program and Ohio Replacement Program and United Kingdom Successor Common Missile Compartment (CMC) Program. This contract contains options, which if exercised, will bring the contract value to $123,319,899. Work will be performed in Rockville, Md. (70 percent); Washington, D.C. (20 percent); St. Mary’s, Ga. (5 percent); Bangor, Wash. (4 percent); and Barrow-in-Furness, Cumbria, United Kingdom (1 percent), and is expected to be completed Sept. 30, 2012. With the options exercised, the work will continue through Sept. 30, 2013. Contract funds in the amount of $38,266,075 will expire at the end of the current fiscal year. This contract was not competitively procured. The Strategic Systems Programs, Washington, D.C., is the contracting activity (N00012-C-0009).

Lockheed Martin Mission Systems & Sensors, Moorestown, N.J., is being awarded a $50,666,260 cost-plus-fixed-fee modification to previously awarded contract (N00024-11-C-5106) to exercise an option item and incrementally fund Aegis Weapon System and Aegis Combat System combat systems engineering, in-country support services, and staging support to fulfill Aegis lifetime support requirements. This contract modification involves Foreign Military Sales to the Republic of Korea (99.8 percent) and Japan (0.2 percent). Work will be performed in Moorestown, N.J. (79.5 percent); Kongsburg, Norway (9.5 percent); Pusan, South Korea (4.0 percent); Chinhae, South Korea (4.0 percent); and Gumi, South Korea (3.0 percent), and is expected to be completed by January 2016. Contract funds will not expire at the end of the current fiscal year. This contract was not competitively procured. The Naval Sea Systems Command, Washington, D.C., is the contracting activity.

Scientific Applications International Corporation, McLean, Va. (N62645-12-D-5001); The Geneva Foundation. Lakewood, Wash. (N62645-12-D-5002); The Henry M. Jackson Foundation for the Advancement of Military Medicine, Inc. Rockville, Md. (N62645-12-D-5003); Lovelace Biomedical and Environmental Research Institute, Albuquerque, N.M. (N62645-12-D-5004); The Arora Group, Inc. Gaithersburg, Md. (N62645-12-D-5005); CAMRIS International, Inc., Bethesda, Md. (N62645-12-D-5006); Luke & Associates, Inc. Merritt Island, Fla. (N62645-12-D-5007); General Dynamics Information Technology, Fairfax, Va. (N62645-12-D-5008); and Clinical Research Management, Inc. Hinckley, Ohio (N62645-12-D-5009), are each being awarded a firm- fixed-price, cost-plus-fixed-fee, indefinite-delivery/indefinite-quantity multiple award task order contract to provide the Naval Health Research Center and other facilities with services in support of experimental design, protocol development, data entry, statistical analysis, scientific literature review for research projects, a variety of diagnostic and experimental tests, and ongoing and future research projects. The maximum not-to-exceed amount for all nine contracts combined is $49,900,000. All nine contractors will have an opportunity to compete and propose on each individual task order under the terms and conditions of the awarded contract. All task orders will be in support of research and development efforts being conducted on behalf of the Clinical Investigations Program. Work will be performed at various Navy Military Treatment and Dental Treatment Facilities throughout the continental United States, and work is expected to be completed December 2016. Contract funds will not expire at the end of the current fiscal year. This contract was solicited using full and open competition, with 10 offers received. The Naval Medical Logistics Command, Fort Detrick, Md., is the contracting activity.

BAE Systems Land & Armaments/Tactical Wheeled Vehicles, Sealy, Texas, is being awarded $22,179,375 for delivery order #0011 under previously awarded indefinite-delivery/indefinite-quantity contract (M67854-07-D-5030) for the procurement of outside the continental United States field service representatives and mechanics to conduct maintenance work on the Mine Resistant Ambush Protected (MRAP) vehicle fleet supporting Operation Enduring Freedom. Work will be performed in Afghanistan, and is expected to be completed by Dec. 31, 2012. Contract funds will not expire at the end of the current fiscal year. The Marine Corps Systems Command, Quantico, Va., is the contracting activity.

Lockheed Martin Corp,. Mission Systems and Sensors, Moorestown, N.J., is being awarded a $19,781,140 cost-plus-incentive-fee, fixed-fee contract for Aegis Weapon System baseline development, technical support services, supportability engineering, logistics repair support, spares support, diminishing manufacturing sources and material shortages support, and associated program management to fulfill requirements of the Norwegian navy under the Foreign Military Sales Program. This contract will provide for the next Norwegian Aegis capability baseline, and will provide for operation and maintenance support to a limited in-service support program for the Royal Norwegian Navy Norwegian new frigate Fridtjof Nansen class ships. These efforts also include logistics repair and spare support for Norway-unique Aegis parts, diminishing manufacturing sources/material shortages, configuration management, engineering support, software baseline development/maintenance, and software maintenance management. This contract includes options which, if exercised, would bring the cumulative value of this contract to $32,894,445. Work will be performed in Moorestown, N.J. (97.8 percent), Clearwater, Fla. (1.7 percent), and Baltimore, Md. (0.5 percent), and is expected to be completed by July 2014. Contract funds will not expire at the end of the current fiscal year. This contract was not competitively procured. The Naval Sea Systems Command, Washington, D.C., is the contracting activity (N00024-12-C-5102).

BAE Systems, Land and Armaments Div., Minneapolis, Minn., is being awarded an $11,658,980 cost-plus-fixed-fee contract for research and development activities associated with Integrated Power Systems power load modules design whose applications include pulsed power loads for future surface combatants. Work will be performed in Minneapolis, Minn. (57 percent), San Diego, Calif. (33 percent), Dayton, Ohio (10 percent), and is expected to be completed by December 2016. Contract funds in the amount $200,000 will expire at the end of the current fiscal year. This contract was competitively procured via a Broad Agency Announcement, with seven proposals received. The Naval Sea Systems Command, Washington, D.C., is the contracting activity (N00024-12-C-4221).


Lockheed Martin-Information Systems & Global Services, Colorado, Colo., is being awarded a $53,000,000 cost plus incentive fee contract for North American Aerospace Defense Command’s Cheyenne Mountain Complex Program on-going need to support operations and maintenance for the Integrated Tactical Warning and Attack Assessment mission (ITW/AA). A contract option was established in December 2009 for operations support and maintenance for the last nine months in fiscal year 2012 (FY12). This action exercises and incrementally funds the FY12 nine month sustainment option, FY12, January 1, 2012 thru 29 September 2012. The location of the performance is Colorado Springs, Colo. Work is expected to be completed Sep. 29, 2012. ESC/HSIK, Peterson Air Force Base, Colo., is the contracting activity (F19628-00-C-0019; P00240).

Northrop Grumman Space and Missions Systems Corp., San Jose, Calif., is being awarded a $19,187,151 cost plus incentive fee and cost plus fix fee contract for incorporating additional signals and functionality to the current baseline Airborne Signals Intelligence Payload system through software development, modification and testing. The location of the performance is San Jose, Calif. Work is expected to be completed July 31, 2013. Reconnaissance Systems Wing, Wright-Patterson Air Force Base, Ohio, is the contracting activity (BOA FA8620-08-G-3007 DO-0003).


Sysco Eastern Maryland, Pocomoke City, Md., was awarded contract SPM300-12-D-3526. The award is a fixed price with economic price adjustment, sole source, prime vendor contract with a maximum $26,154,688 for food and beverage support for DoD and federally funded non-DoD customers in North Carolina. Other locations of performance are within the North Carolina region. Using services are Army, Navy, Air Force, Marine Corps and Coast Guard. Type of appropriation is FY12 Defense Working Capital Funds. The date of performance completion is July 28, 2012. The contracting activity is the Defense Logistics Agency Troop Support, Philadelphia, Pa.


<span class= U.S. Department of Defense
Office of the Assistant Secretary of Defense
(Public Affairs)


5 p.m. ET
No. 1004-11
December 08, 2011


General Atomics Aeronautical Systems, Poway, Calif., is being awarded a $319,236,484 firm-fixed-price contract for 40 MQ-9 Block 1 aircraft, and 40 aircraft containers. The location of the performance is Poway, Calif. Work is expected to be completed September 2013. This was a sole-source acquisition; one proposal was received. ASC/WIIK, Wright-Patterson Air Force Base, Ohio, is the contracting activity (FA8620-10-G-3038 0017).

United Technologies Corp., East Hartford, Conn., is being awarded a $37,735,580 fixed-price with economic price adjustment, indefinite-delivery/indefinite-quantity contract for four F117-PW-100 FMS install engines, and associated data for the C-17 aircraft. The location of the performance is East Hartford, Conn. Work is expected to be completed June 4, 2012. Aeronautical Systems Center, Wright-Patterson Air Force Base, Ohio, is the contracting activity (FA8626-07-D-2073).

Integrated Data Services, Inc., El Segundo, Calif., is being awarded a $7,395,355 firm-fixed-price, cost-plus-fixed-fee and cost contract for the comprehensive Cost and Requirement System. This is a financial program management software tool used by Air Force Acquisition and sustainment organizations to accomplish planning and execution of program budgets through funding document generation and official government and accounting system interfaces in support of event-driven forecasting, obligation and expenditure tracking. The location of the performance is El Segundo, Calif. Work is expected to be completed Dec. 31, 2012. ESC/HIBK, Wright-Patterson Air Force Base, Ohio, is the contracting activity (FA8771-C-11-001 P00010).


Bell Helicopter Textron, Inc., Hurst, Texas, is being awarded an $85,201,239 cost-plus-fixed-fee, firm-fixed-price, indefinite-delivery/indefinite-quantity contract for the software upgrades in support of the H-1 Upgrade Program. This contract includes design, development, studies, and implementation of the upgrades to existing software and ancillary hardware and/or improved functionality and obsolescence management of the aircraft. Work will be performed in Woodland Hills, Calif. (70 percent); Hurst, Texas (25 percent); and China Lake, Calif. (5 percent), and is expected to be completed in December 2014. Contract funds will not expire at the end of the current fiscal year. This contract was not competitively procured pursuant to 10 U.S.C. 2304(c)(1). The Naval Air Warfare Center Weapons Division, China Lake, Calif., is the contracting activity (N68936-12-D-0003).

Tetra Tech EC, Inc., San Diego, Calif., is being awarded an $11,747,573 firm-fixed-price modification to increase the maximum dollar value of task order #0010 under a previously awarded environmental multiple award contract (N62473-10-D-0809) to exercise option one for additional remediation at Installation Restoration Site 17 Seaplane Lagoon at Alameda Point. The work to be performed provides for: radiological support for the entire Site 17 remediation; plugging outfall within the northwest remediation area and providing “pump around” during dredging period; removing an old sunken barge; installing turbidity curtains with associated sampling and analysis; and processing the sediment, to include all construction activities, including construction of radiological screening holding pads. The contractor shall provide all labor, supervision, engineering, materials, equipment, tools, parts, supplies, and transportation to perform all work described in the contract task order. After award of this option, the total cumulative contract task order value will be $16,171,377. Work will be performed in Alameda, Calif., and is expected to be completed by November 2013. Contract funds will not expire at the end of the current fiscal year. The Naval Facilities Engineering Command, Southwest, San Diego, Calif., is the contracting activity.

The Boeing Co., St. Louis, Mo., is being awarded a $6,734,172 modification to a previously awarded firm-fixed-price, fixed-price-incentive-fee contract (N00019-09-C-0019) for the Delta phase of the Advanced Mission Computer (AMC) Type 4 system, which is a redesign of the AMC Type 3 mission computer system for the F/A-18 E/F and EA-18 G fighter aircraft. The Delta phase finalizes the development and prepares the AMC Type 4 for production with the F-18 aircraft. Work will be performed in Bloomington, Minn. (71 percent); St. Louis, Mo. (24 percent); and Linthicum, Md. (5 percent), and is expected to be completed in December 2013. Contract funds will not expire at the end of the current fiscal year. The Naval Air Systems Command, Patuxent River, Md., is the contracting activity.


The Missile Defense Agency is announcing the award of a sole-source modification to its cost-plus-incentive-fee contract (N00027-07-C-6119) with Raytheon Missile Systems Co., Tucson, Ariz. The modification will exercise an option to procure material for the Standard Missile - 3 Block IB missiles. The total value for this modification is $35,000,000, increasing the total contract value from $1,569,089,651 to $1,604,089,651. The period of performance for this contract action is from December 2011 through May 2012. The work will be performed in Tucson, Ariz. Fiscal 2011 Research, Development, Test and Evaluation funds will be used to fully fund this effort. Contract funds will not expire at the end of the current fiscal year. The Missile Defense Agency, Dahlgren, Virginia, is the contracting activity.

The Missile Defense Agency is awarding Lockheed Martin Mission Systems and Sensors, Moorestown, N.J., a cost-plus-award-fee modification for a total increased value of $184,023,258 under Missile Defense Agency contract HQ0276-10-C-0001. The modification will increase the level of effort to allow for continued performance of future weapon system concept exploration. The initial award will be in the amount of $20,000,000 to contract line item number (CLIN) 0025. The remaining $164,023,258 will be divided into seven $20,000,000 option periods, and one $24,023,258 option period. The work will be performed in Moorestown, N.J. The performance period for CLIN 0025 is through Dec. 31, 2012. Fiscal 2011 Research, Development, Test and Evaluation funds will be used to fund this effort. The Missile Defense Agency is the contracting activity (HQ0276).



Título: EL CAPITALISMO DEL PENTÁGONO. LA ECONOMÍA POLÍTICA DE LA GUERRA (PENTAGON CAPITALISM). Autor: SEYMOUR MELMAN. Editorial: SIGLO XXI S.A., Junio 1972, México, 395 páginas (primera edición en inglés: 1970).

De la portada posterior: "¿Quiere saber por qué el gobierno de Estados Unidos persiste en su ataque a Vietnam del Norte? ¿Quiere saber qué mentalidad actúa tras las políticas de defensa noirteamericanas? ¿Quiere saber como el presupuesto militar de Estados Unidos aumenta año por año a alturas sin precedentes? ¿Quiere saber por qué el Pentágono es sacrosanto? Este inquietante libro saca a luz la existencia de uina nueva élite gobernante de miras y poder extraordinarios con sede en el Pentágono. Según Seymour Melman, dentro del gobierno federal, bajo las órdenes del Secretario de la Defensa, se ha instalado una administración industrial que controla la red nacional de industrias más importante, y combina las más importantes decisiones económicas, políticas y militares. El capitalismo del Pentágono está dedicado a todos aquellos que ven con alarma el advenimiento de un Estado de guarnición y el papel que en el desempeña esta nueva élite surgida del negocio de la guerra.
Seymour Melman es profesor de ingeniería industrial en la Columbia University. Sus artículos han aparecido en primera página de The New York Times, así como en The Saturday Review, Chicago Tribune y Los Angeles Times. Colaboró en el volumen colectivo, publicado por esta misma editorial, Estados Unidos ante su crisis".

Páginas vii - viii:



Teorías del gobierno como poder empresarial, 14; Desarrollo del concepto de la administración o gestión estatal, 24; Características de la administración o gestión estatal, 27; Alcance de las operaciones de la administración estatal, 39; La mitología que sostiene a la administración estatal, 47.

La identificación de un grupo administrativo, 55; Los Lineamientos de la administración estatal para las subempresas, 67; La vigilancia del acatamiento de los lineamientos de la administración principal, 96

La industria, 108; Fuerza de trabajo, 119; Investigación y desarrollo, 125; Las ventas de armamentos al exterior, 133


La guerra bacteriológica, 175; La crisis cubana de los cohetes, 189; Análisis, 194


La ideología convencional sobre la defensa, 232; La ideología sobre la economía norteamericana, 241; La ideología sobre la administración estatal, 245



APÉNDICE A. El general Eisenhower como fundador del "complejo bélico-industrial" en 1946 ... 323
APÉNDICE B. Discurso de despedida a la nación del presidente Eisenhower ... 328
APÉNDICE C. Propuestas para la reducción de la sobreaniquilación y el desperdicio militar ... 335
APÉNDICE D. Extractos de una introducción a la Defense Supply Agency ... 346
APÉNDICE E. Índice de las 100 compañías matrices que junto con sus subsidiarias recibieron el mayor volumen en dólares de los contratos militares más importantes concedidos en el año fiscal de 1968 ... 357
APÉNDICE F. Centros de investigación y desarrollo ... 360
APÉNDICE G. El presupuesto norteamericano del año fiscal 1970 para la defensa nacional ... 376
APÉNDICE H. Las fuerzas armadas de Estados Unidos (1969) ... 379




Autor: J. PATRICE McSHERRY. Título: LOS ESTADOS DEPREDADORES: LA OPERACIÓN CÓNDOR Y LA GUERRA ENCUBIERTA EN AMÉRICA LATINA (Predatory States: Operation Condor And Covert War In Latin America). Editorial: Publicado en inglés por Rowan & Littlefield Publishers, 2005. Publicado en castellano en Chile por LOM Ediciones, primera edición 2009; publicado en castellano, en Uruguay por Ediciones de la Banda Oriental, primera edición 2009. Impreso en Santiago de Chile, 328 páginas.


Prefacio a la Edición en Castellano ... 9

Prefacio a la Primera Edición ... 13
Estructura del libro ... 16

Prólogo a la Primera Edición ... 21

Capítulo 1. ¿Qué fue la Operación Cóndor? ... 25
Vientos de cambio en América Latina ... 26El sistema Cóndor ... 29
Características de la Operación Cóndor ... 33
El marco del análisis ... 38
El papel de la contrainsurgencia ... 40
Tempranas operaciones guerrilleras de los Estados Unidos ... 42
Guerras contrainsurgentes en América Latina ... 46
Consecuencias de la contrainsurgencia en el Estado y la sociedad ... 50
La utilidad del concepto del Estado paralelo ... 53
Cóndor como el brazo transnacional del Estado paralelo ... 56
La orientación clasista del Estado ... 58

Capítulo 2. La coordinación de la seguridad durante la Guerra Fría: el contexto mundial ... 67
La batalla por la hegemonía entre los Estados Unidos y la Unión Soviética ... 68
Los ejércitos de retaguardia europeos ... 71
Gladio en Italia y sus vínculos con la Operación Cóndor ... 78
Estructuras y doctrina de seguridad en el Hemisferio Occidental ... 85
Otros programas de inteligencia de los Estados Unidos ... 93
Surge la coordinación transnacional de la represión en las Américas ... 96

Capítulo 3. Las estructuras y el funcionamiento de la Operación Cóndor: el Estado paralelo en funcionamiento ... 107
El núcleo de la Operación Cóndor ... 109
Chile ... 110
Argentina ... 114
Uruguay ... 119
Orígenes del sistema Cóndor: la reunión de febrero de 1974 ... 121
Primeros operativos del prototipo del Cóndor ... 125
Los casos Horman y Teruggi ... 128
Testimonio de un ex oficial de inteligencia ... 134
Los operativos de Cóndor en 1975 ... 136
Chile y Brasil: la colaboración de Cóndor en 1975 ... 142
Reunión de fundación de Cóndor ... 145

Capítulo 4. La maquinaria de muerte de la Operación Cóndor: operaciones transnacionales de Fase II ... 151
Operativos de secuestro y asesinato en 1976 ... 152
Se acelera la coordinación de la Operación Cóndor ... 156
Deliberaciones en torno a la Operación Cóndor ... 164
¿Dio Kissinger luz verde para la Operación Cóndor? ... 167
La captura de militantes del Partido por la Victoria del Pueblo (PVP) ... 173
El papel del Congreso de los Estados Unidos ... 177
Reuniones y cursos de adiestramiento de Cóndor ... 180
La Operación Cóndor durante el gobierno de Carter ... 182

Capítulo 5. Fase III: La capacidad de la Operación Cóndor para cometer asesinatos de personajes destacados ... 189
El caso Michelini-Gutiérrez Ruiz ... 192
El testimonio de Ferreira ante el Congreso ... 195
Testimonios posteriores sobre los asesinatos ... 199
Evaluación del documento de Silvera ... 204
Los asesinatos de Letelier y Moffitt: Los agentes ... 209
La conexión cubana ... 218
Evolución del caso por asesinato ... 222
Análisis de los asesinatos de Letelier y Moffitt ... 225
Conspiraciones fallidas de la Fase III ... 227

Capítulo 6. Comandantes y agentes de la Operación Cóndor ... 235
¿Cómo se convierte a los hombres en torturadores? ... 237
Osvaldo Romo Mena, Chile ... 240
Enrique Arancibia Clavel, Chile ... 242
Carlos Mena Burgos, Bolivia ... 244
Mario Jahn Barrera, Chile ... 247
Claudio Vallejos, Argentina ... 249
Eugenio Berríos, Chile ... 253
Juan (o John) Battaglia Ponte, Uruguay ... 258
José Osvaldo Ribeiro, Argentina ... 261
James Blystone, oficial de seguridad regional de los Estados Unidos ... 264

Capítulo 7. La conexión centroamericana ... 269
Contexto social, económico y político ... 271
Las políticas de los Estados Unidos en el decenio de 1980 ... 273
Los métodos de Guerra sucia exportados por los argentinos ... 275
El papel de las organizaciones de la Operación Cóndor del Cono Sur ... 279
La internacionalización de las luchas en Centroamérica ... 280
El papel de la CIA ... 283
El Batallón 3-16 ... 289
El papel del CREM ... 294
Surge el terror en América Central a principios del decenio de 1980 ... 297
Casos clave en Honduras y Guatemala que repitieron los operativos de la Operación Cóndor ... 301

Capítulo 8. Conclusiones ... 309
El Estado paralelo ... 311
La Operación Cóndor y el papel de los Estados Unidos ... 316
Evaluación del papel del Gobierno de los Estados Unidos en la Operación Cóndor ... 320
Preparación/Instigación ... 321
Apoyo logístico ... 324
Participación operativa directa ... 325"


Traducido por: M. CIUTAT.
EDITORIAL PROGRESO, Moscú, 1984. Impreso en la URSS



V. Lunin. EE.UU. Y EL CANAL DE PANAMÁ ... 80
I. Grigulévich. NICARAGUA INDÓMITA ... 133

A. Petrov. LA GUERRA EN VIETNAM ... 250

Páginas 3-8:

A los estadistas estadounidenses les agrada representar el papel de pacificadores, moralizadores y guardianes de la justicia y respetabilidad en los asuntos internacionales. Sin embargo, sus acciones se encuentran en contradicción flagrante con su verborrea. ¡Qué vale, por ejemplo, la afirmación del Presidente de EE.UU. R. Reagan en la segunda sesión especial de la Asamblea General de la ONU sobre el desarme de que Estados Unidos nunca han sido agresores!
De prestar oídos a los representantes del establishment norteamericano, podría parecer que Estados Unidos en la potencia más adicta a la paz en la historia de la humanidad, que jamás ha agredido a nadie y siempre ha actuado en bien de los demás.
¿Cuál es el cuadro de la política estadounidense en realidad? Según aseveraciones de la propia prensa norteamericana, en sus años de existencia EE.UU. han realizado más de 200 agresiones armadas contra otros pueblos. Según datos de la Institución Brookings norteamericana, sólo desde 1946 hasta finales de 1981 EE.UU. emplearon la fuerza armada en apoyo de sus fines de política exterior y estrategia militar 250 veces, recurriendo reiteradamente a la amenaza del empleo del arma nuclear [Revista: EE.UU. Economía, Política, Ideología, 1981, N. 5, p. 112-118.]
Los dueños de los destinos de EE.UU. afirman en la actualidad que sólo los "manejos del comunismo mundial" y la cacareada "amenaza soviética" obligan a Estados Unidos a forzar la carrera armamentista y tener a sus soldados en muchos puntos del globo terráqueo. Sin embargo, EE.UU. libraron guerras de rapiña en América Latina y en Oriente aun antes de aparecer la URSS en el mapamundi. Enviaron muchas veces sus tropas a México, arrebatando a este país más de la mitad de su territorio, ocuparon Cuba en 1898, convirtieron Puerto Rico en su colonia. En el hemisferio oriental corrieron la misma suerte las Filipinas. Ya antes de la Primera Guerra Mundial, EE.UU. irrumpieron reiteradas veces en Haití, República Dominicana, Nicaragua y otros países de América Latina.
Después del triunfo de la primera revolución socialista en octubre de 1917, EE.UU. enviaron sus tropas a la Rusia Soviética. Entre las dos guerras mundiales Estados Unidos implantaron en América Latina a dictadores gorilas a sus gusto, aplastando con su ayuda todo intento de los pueblos de defender su independencia. Por indicación directa desde Washington fueron asesinados los jefes campesinos mexicanos Emiliano Zapata y Pancho Villa, el general Augusto César Sandino en Nicaragua, los luchadores contra el imperialismo Farabundo Martí en El Salvador, Julio Antonio Mella y Antonio Guiteras en Cuba y otros muchos patriotas.
Después de la Segunda Guerra Mundial los apetitos de EE.UU. tomaron carácter "global". Comenzaron a intervenir en los asuntos de todas las regiones del mundo. China, Corea, Vietnam, los países del Oriente Próximo y África se hicieron objeto de sus agresiones directas o indirectas. Impusieron el Pacto Atlántico a Europa Occidental. Con ayuda de pactos "defensivos" trataron de atar a América Latina a su carruaje militar. Estados Unidos se inmiscuyen en los asuntos internos de la comunidad socialista, amenazando con el boicot económico y no respetando los acuerdos firmados anteriormente con la Unión Soviética.
El estudio de la política exterior estadounidense muestra que a los largo de los 200 años de la historia del Estado norteamericano la estrategia política de los círculos dirigentes de EE.UU. en el exterior se ha basado en los dos postulados básicos: 1) la fuerza militar es el medio fundamental de arreglar los problemas internacionales y 2) EE.UU. no son un país corriente sino exclusivo "destinado" (Manifest Destiny) a la misión civilizadora de llevar a otros pueblos el "modo de vida norteamericano".
"Al principio de nuestro desarrollo como nación - hacía constar el The New York Daily News norteamericano el 31 de marzo de 1981 - se encuentra el camino abierto por la fuerza y los tiros hasta las fronteras occidentales (de usurpación de las tierras mexicanas). Sin embargo, hoy nos consideramos una nación de la ley y el orden. No, seguimos siendo producto de aquella época".
Siguiendo ese mismo camino, EE.UU intentaron ante todo subyugar a los pueblos del hemisferio occidental, y luego desplazaron su atención hacia otros continentes. En un reciente pasado mantuvieron la guerra contra los pueblos de Indochina, anegando en la sangre, quemando con napalm y entoxicando con venenos la tierra pacífica de Vietnam, Laos y Kampuchea. Ahora el gobierno estadounidense además de estimular al agresor israelí a los crímenes sangrientos en el Líbano, ha introducido en este país sus efectivos militares (marines), sometiendo al cañoneo la capital libanesa. Las tropas de Tel-Aviv, que exterminan a los palestinos y libaneses, están equipadas con armas norteamericanas. Los sionistas cometen sus crímenes y practican el genocidio en las tierras árabes con la bendición de Washington.
El golpe militar fascista en Chile, decenas de miles de muertos en El Salvador y Guatemala, el bloque de Cuba, el financiamiento, pertrechamiento y mando de los asesinos somocistas en Nicaragua, el apoyo del régimen racista en la RSA, la complicidad fáctica con Londres en la guerra colonialista de Inglaterra contra Argentina en el Atlántico Sur: todo ello es respaldado por la política de EE.UU. encaminada a apoyar los regímenes más reaccionarios y establecer la hegemonía norteamericana en los asuntos internacionales.
Las fuerzas agresivas del imperialismo estadounidense aprovechan todos los medios para romper el equilibrio militar-estratégico existente en el mundo y obtener la posibilidad de dictar su voluntad a otros países. Una prueba de ello es, por ejemplo, la campaña hostil antisoviética montada en EE.UU. en torno al mito de la "amenaza militar" desde el Este. Esta mentira elevada a la categoría de política oficial está llamada a facilitar a EE.UU. el rumbo de fomento de la carrera de armamentos que conduce al acrecentamiento del peligro de una nueva guerra mundial. En los últimos años, en el período de la administración de Reagan, esta política se ha hecho especialmente peligrosa para los destinos de los pueblos del mundo.
El presupuesto militar de EE.UU. en 1982 ha alcanzado la cifra astronómica de 208.600 millones de dólares, y en 1986 habrá alcanzado a 327.700 millones de dólares. EE.UU. cuentan en el presente con 2.500 bases militares situadas en 114 países del mundo, en las que se encuentran medio millón de soldados norteamericanos. Los océanos Pacífico, Atlántico, Índico, el Mar Mediterráneo, el Golfo Pérsico y los mares del Sur son surcados por escuadras y submarinos militares norteamericanos dotados de los medios más modernos de exterminio en masa. Centenares de aviones con armas mortíferas nucleares a bordo vuelan diariamente desde los aeropuertos. EE.UU. producen oficialmente sustancias químicas tóxicas en enormes proporciones, pretenden imponer a sus aliados europeos una nueva generación de cohetes nucleares, amenazan con emplear el cosmos con fines militares, hablan irresponsablemente de la guerra nuclear "limitada", que debe abarcar supuestamente "sólo" a Europa, aunque es claro para todo el mundo, que donde sea que estalle la tromba nuclear, provocará, inevitablemente la catástrofe general.
Los últimos años EE.UU. procuran asimismo cometer sus actos agresivos con "manos ajenas", azuzando a unos países contra otros, exacerbando y haciendo llegar a límites peligrosos los conflictos locales, con tal de servirse de ellos para ocupar nuevas posiciones estratégicas y cercar aún más a la Unión Soviética y otros países socialistas con el cinturón de sus bases militares. a este propósito sirve igualmente el comercio de armamentos. Sólo durante el decenio 1970-1980 EE.UU. vendieron a 131 países municiones militares por una suma de 123.500 millones de dólares, de ellos 47.700 millones a los países de Oriente Próximo, principalmente a Israel y Egipto. La exportación anual de armas de EE.UU. ha crecido de 4.300 millones de dólares en 1970 a 20.000 millones de dólares en 1981 (1) [(1) Granma, La Habana, 3 de agosto de 1982].
Los pasos peligrosos de los círculos gobernantes de EE.UU. que empujan al mundo a la catástrofe nuclear, provocan por doquier la preocupación creciente y la indignación de los pueblos. En los propios EE.UU. personalidades públicas y eclesiásticas, conocidos políticos y diplomáticos critican la política aventurera de confrontación que no cuenta con la situación real en el mundo. Por su parte, la Unión Soviética siempre ha propuesto con empeño y convicción a los Estados Unidos iniciar las negociaciones y ponerse de acuerdo, sobre una base recíprocamente aceptable, respecto al cese de la demencial carrera de armamentos y el paso al desarme.
En su intervención en el acto solemne dedicado al 60 aniversario de la URSS el 21 de diciembre de 1982 en el Palacio de los Congresos del Kremlin, Yu. V. Andrópov, Secretario General del CC del PCUS, dijo: "Estamos por una colaboración amplia y fructífera de todos los pueblos del planeta, sin imposiciones e injerencias en sus asuntos, para su provecho mutuo y en beneficio de toda la humanidad (2) [(2) Yu. V. Andrópov. Sesenta Aniversario de la Unión de Repúblicas Socialista Soviéticas. Moscú, 1982, p. 27].
Los materiales publicados en esta recopilación, cuyos autores son conocidos científicos soviéticos - historiadores y especialistas en asuntos internacionales -, muestran con elocuencia que el rumbo agresivo de EE.UU. no es nuevo, fue aplicado ya antes por los círculos gobernantes de este país. Sobre un material concreto los autores estudian la historia de las intervenciones armadas norteamericanas en diferentes países. Se considera la intervención de EE.UU. contra la Rusia Soviética en los años 1918-1920, la política agresiva estadounidense después de la Segunda Guerra Mundial en el Oriente Próximo y en Indochina. La parte fundamental del libro está dedicada a la política de EE.UU. en América Latina. La atención particular prestada al continente latinoamericano se debe a que esta inmensa región siempre ha sido considerada por los círculos gobernantes de EE.UU. como "zona de intereses norteamericanos". Allí precisamente los EE.UU. aplicaron por primera vez la "política del gran garrote", desembarcando sus tropas en territorios de Estados soberanos e implantando regímenes pronorteamericanos. Allí precisamente se probó "la diplomacia del dólar" aplicada luego en otras partes del mundo.
El auge del movimiento de liberación en América Latina en los últimos decenios, la construcción del socialismo en Cuba, el triunfo de la revolución popular en Nicaragua intensificaron la agresividad de los círculos imperialistas estadounidenses en el hemisferio occidental. Se fomenta la campaña de subversión contra la República soberana de Cuba que persigue el fin de obligar a la dirección cubana a renunciar a las transformaciones revolucionarias en el país. Se hace realidad la intervención armada de los mercenarios reclutados por EE.UU. entre la escoria somocista expulsada del país por el pueblo contra la Nicaragua revolucionaria.
Pero la política agresiva imperialista de los círculos gobernantes de EE.UU. no hace sino aumentar la cohesión de todas las fuerzas progresistas y democráticas de América Latina.
En octubre de 1983, Estados Unidos agredió a mano armada a Granada, pequeño estado caribeño. En su Declaración, la Agencia Telegráfica de la Unión Soviética señala que "con sus actos contra Granada, el Gobierno de Estados Unidos pone al descubierto su desprecio absoluto hacia las normas del Derecho Internacional aceptadas por todos, pisotea los elevados principios de la Carta de la Organización de las Naciones Unidas. Es una prueba manifiesta de que, en aras del logro de sus objetivos expansionistas, Washington no se propone hacer caso del derecho de los pueblos al desarrollo independiente y lanza un reto abierto e insolente a la voluntad de los pueblos, a la opinión pública mundial" (1) [(1) "Pravda", 27.X.1983].
La experiencia de la historia de las intervenciones armadas de EE.UU., de las que se habla en el presente trabajo, muestra que en las nuevas condiciones creadas actualmente en la palestra internacional, los intentos de los Estados Unidos de volver a la "política del gran garrote" están condenados a fracasar. En el libro se han reflejado no todos ni siquiera los más importantes actos agresivos de Estados Unidos. Para ello se necesitarían muchos volúmenes. Tampoco se ha prestado espacio a las agresiones sicológicas y económicas de EE.UU. contra los regímenes indeseables, a todo tipo de bloqueos y sanciones, a las campañas propagandísticas agresivas, a las acciones de los "boinas verdes" y los mercenarios, a la política de la "guerra fría" fomentada desde Washington y a otras acciones adversas a la causa de la paz y del progreso social.
Nuestra tarea era mostrar ante todo las fuentes de origen de la política exterior agresiva de Estados Unidos en diversos países y en diferentes períodos. Es al mismo tiempo, la historia del fracaso de los designios estratégicos de los círculos gobernantes estadounidenses orientados a mantener a los pueblos en la esfera del dominio imperialista, del fracaso de la política de amenazas e intervenciones de desencadenamiento de nuevas guerras antipopulares y de puesta en práctica de concepciones militar-políticas antihumanas".

Páginas 9 - 18:




El 4 de julio de 1776 el pueblo norteamericano aprobó la Declaración de Independencia, que confirmaba el derecho natural de cada pueblo a decidir por sí mismo su propio destino. Sin embargo, toda la política posterior de Estados Unidos en el extranjero ha estado dirigida a subordinar a otros pueblos. Ello se ha manifestado con fuerza especial en los países de América Latina.
Las premisas del expansionismo continental del EE.UU. fueron creadas ya en las guerras contra los indios indígenas, en los intentos de la burguesía del Norte de Estados Unidos de ocupar Canadá, las reclamaciones de los latifundistas del Sur de ampliar el territorio del joven país a cuenta de sus vecinos. Las tendencias expansionistas de los círculos gobernantes de Estados Unidos, madurando y tomando vigor a ritmo acelerado, se volvieron a los territorios situados al sur de EE.UU. Es sintomático que incluso el propio nombre que dio la Convención Constituyente a la nueva república burguesa - "Estados Unidos de América" - subraya significativamente las pretensiones panamericanas del joven Estado, su aspiración a desempeñar un papel de predominio en todo el continente americano. William Foster, estudioso de la historia política del Continente Americano, señaló que "ningún otro país del hemisferio occidental pretendió alguna vez a monopolizar el término de América" (1) [(1) W. Foster. Outline Political History of the Americas. New York, 1951, p. 205].
A comienzos del siglo XIX la contradicción entre los principios humanitarios y democráticos proclamados por los dirigentes de EE.UU. y la práctica de la política exterior del primer Estado capitalista de América llevó de hecho definitivamente a la renuncia a las tradiciones liberadoras de la revolución. Hasta la doctrina del Derecho natural de todo pueblo a decidir su propio destino - uno de los fundamentos de la Declaración de Independencia - llegó a interpretarse de modo que justificaba presuntamente como "natural" el expansionismo norteamericano. Ese fue el medio que empleó el presidente Jefferson para argumentar las pretensiones de EE.UU. al territorio de Luisiana, cuando aprovechando las guerras napoleónicas en Europa, EE.UU. compraron a Francia en 1803 a ínfimo precio estas tierras extensas y fértiles. En 1811 para "hacer el peso" con Luisiana, EE.UU. ocuparon la Florida que pertenecía a España. Al pasar unos años, el secretario de Estado Norteamericano y futuro presidente John Adams, justificando las anexiones realizadas y próximas a realizar de los territorios con EE.UU., declaró que mundo se debía acostumbrar a la idea de que continente norteamericano era propiedad de Estados Unidos de América (1) [(1) Ibid., p. 258].
El 2 de diciembre de 1823 en el mensaje del presidente James Monroe al Congreso fue proclamada la famosa doctrina Monroe, en la que se expresaban sin ambigüedad las pretensiones estadounidenses a la hegemonía en todo el hemisferio occidental incluyendo América del Sur y Central. La historiografía norteamericana desde hace mucho interpreta de manera deforme la doctrina Monroe en el sentido de que comprendía supuestamente el compromiso de Estados Unidos de intervenir contra los países de la Santa Alianza en caso de que estos intentaran ahogar por fuerza de las armas el movimiento de liberación en América Latina y que el propio hecho de proclamación de la doctrina vino a prevenir la intervención de los monarcos europeos en el continente, asegurando la independencia de los pueblos latinoamericanos.
En realidad la doctrina Monroe reflejaba las tendencias expansionistas de los círculos gobernantes estadounidenses interesados en poner fin a la influencia de las potencias europeas en el hemisferio occidental y abrirse el camino hacia el Sur. La situación en el continente era propicia a sus designios.
Todo el primer cuarto del siglo XIX fue marcado por la guerra cruenta y tenas de los países latinoamericanos por su independencia contra los colonizadores españoles. Como resultado de la guerra de liberación de los años 1810-1826 en lugar de las colonias españolas surgieron las jóvenes repúblicas latinoamericanas, que se encontraron frente a frente con el fortalecido saqueador - los Estados Unidos-.
La historia de las relaciones interamericanas en el siguiente medio siglo representa en realidad una enumeración de actos de expansión territorial, agresiones bélicas, penetración económica e ideológica de EE.UU., que alcanzaron proporciones especialmente acrecidas al comenzar la época del imperialismo.
De fundamento ideológico de la expansión norteamericana sirvió la concepción, formada en el siglo XIX, de la "manifestación del destino" (Manifest Destiny). Partiendo de la afirmación de no se sabe qué exclusividad del pueblo de Estados Unidos y del desarrollo histórico de EE.UU., esta concepción proclamaba el "Derecho natural" de los norteamericanos a ampliar su territorio por medio de la aplicación de la fuerza. En los primeros tiempos la idea de la "manifestación del destino" perfilada en las declaraciones de los políticos estadounidenses desde finales del siglo XVIII, se refería a la ampliación del territorio de EE.UU. en los límites de América del Norte. En sus marcos tuvo cabida la agresión de 1846-1848 de EE.UU. contra México, sin parangón por su cinismo, como resultado de la cual México perdió más de la mitad de su territorio. Manifestaciones no menos características de esta concepción fueron las incursiones piratas de Walker en América Central a mediados del siglo XIX.
La tesis de que los norteamericanos son una "raza superior" destinada "por la providencia" a definir el camino de desarrollo de otros países, a gobernar a otros pueblos, comprendida en la fórmula de "manifestación del destino", conducía al chovinismo más descarado. Josiah Strong, predicador de esta concepción, declaró en 1885 que los anglosajones serán una raza que "desarrollará una peculiar agresividad, calculada a imprimir sus instituciones entre la humanidad, a extender su dominio a todo el mundo. Si no me equivoco, la raza poderosa avanzará a México, América Central y del Sur, a las islas del océano, África y más lejos ... Esta raza ... está destinada a desplazar a algunas de las razas débiles, a asimilar a otras, y moldear a las restantes hasta que realmente toda la humanidad no sea anglo-sajonizada." (1) [ (1) J. Strong. Our Country, 1963, p. 214, 216, 217.]
Vemos, pues, que el franco apologista de la "raza superior" norteamericana señala en calidad de objetivo de primer orden de la expansión México, América Central y del Sur. La expansión estadounidense en el hemisferio occidental siguió precisamente este orden. A fin de establecer su dominio en los países latinoamericanos, los círculos gobernantes de EE.UU. recurrieron a la propaganda demagógica de la idea de comunidad geográfica, cultural e histórica de todos los países de América, de la comunidad de sus intereses en la perspectiva histórica. A partir de ello, se promovió a consigna de la "solidaridad continental", en la que el papel rector debía pertenecer a Estados Unidos de América. Esta dirección de la política interamericana de EE.UU. recibió el nombre de "panamericanismo" y se manifestó por primera vez abiertamente durante la primera Conferencia Panamericana celebrada en Washington en 1889-1890.
En las postrimerías del siglo XIX, cuando EE.UU. se preparaban a iniciar la lucha por el reparto del mundo, se incrementó la influencia del aparato militar-burocrático sobre la política exterior del país. La camarilla gobernante estadounidense empezó a prestar atentamente oído a las voces de teóricos militares, que señalaban los métodos concretos de la expansión y demostraban la necesidad de utilizar en amplias proporciones la fuerza militar como factor determinante en la política exterior. El más relevante de ellosfue A. T. Mahan, cuyas concepciones político-estratégicas hasta ahora ejercen cierta influencia en las doctrinas no sólo del Pentágono, sino de los departamentos militares de otros Estados imperialistas. La influencia de las fuerzas navales sobre la historia de 1660 a 1783, obra principal de Mahan aparecida en 1890, ha sido editada más de 30 veces en Estados Unidos e Inglaterra.
Partiendo de la tesis de que el núcleo de la potencia de todo país marítimo es una fuerte marina de guerra, una red de bases navales y el dominio de las vías marítimas, Mahan llamaba a Estados Unidos a adueñarse ante todo de la Cuenca del Caribe. "En el Caribe - decía - se encuentra la llave estratégica a dos grandes océanos - el Atlántico y el Pacífico - y a nuestras propias principales fronteras marítimas" (1) [G. Marion. Bases and Empire. N.Y., 1948, p. 50.]. Mahan calificaba la ocupación de la Cuenca del Caribe de premisa primordial para lograr la prepotencia de EE.UU. en el continente. "Los Estados Unidos - afirmaba de manera categórica - tendrán que obtener en el Caribe bases que puedan servir para iniciar las operaciones. Gracias a sus ventajas naturales, posibilidades defensivas y proximidad a la región de importancia estratégica, estas bases permiten a las flotas de EE.UU. permanecer tan cerca del escenario de operaciones militares como cualquiera de sus adversarios... Con la preparación militar apropiada, Estados Unidos alcanzarán en esta región la prepotencia derivada con precisión matemática de su situación geográfica y poder (2)" [(2) A. T. Mahan. The Influence of Sea Power Upon History 1660-1783. Boston; Little, Brown and Company, 1945, p. 34-35.]
En una serie de trabajos escritos en víspera de la guerra hispano-americana de 1898, que dio inicio a la expansión imperialista de EE.UU., Mahan exhortó a la aplicación de una política colonial activa en el hemisferio occidental, aprovechando las contradicciones allí existentes en interés de Estados Unidos.
El extenso programa de expansión territorial, expuesto en los trabajos de Mahan, reflejó con bastante plenitud el punto de vista formado entre la burguesía norteamericana sobre los países del Caribe como el objeto más próximo de penetración militar-política, que más tarde serviría de plaza de armas para extender la influencia a otros países de América Latina.
Haciendo eco a Mahan, el senador H. Lodge proclamaba en 1895 refiriéndose a las repúblicas de Centroamérica y del Caribe: "Los Estados pequeños ha caducado y no tienen futuro... Las grandes naciones absorben rápidamente todos los lugares vacíos de la tierra para la defensa en el presente y la futura expansión política y económica en los países pequeños. Es un movimiento que hace bien a la civilización y al avance de la raza. Estados Unidos como una gran nación en el mundo, no deben rezagarse en este sentido". (3) [(3) The Forum. March. 1895, vol. 19, N. 1, p. 17.]
Al comenzar la época imperialista, Estados Unidos dieron ejemplos elocuentes de intervención descarada en los asuntos de los países latinoamericanos.
Uno de los primeros actos de esta intervención fue la actitud de EE.UU. durante la crisis venezolana de 1895, cuando al secretario de Estado Olney declaró: "... Hoy en día Estados Unidos ejercen la supremacía sobre el continente y su voluntad es una ley en todas las cuestiones en que intervienen" . (1) [W.Z. Foster. Outline Political History of the Americas. New York, 1951, p. 205.]. En confirmación de ello, Estados Unidos emprendieron una impresionante exhibición de fuerza en las aguas del Caribe, dando a entender unívocamente que consideran la región del Caribe como zona de su influencia ilimitada.
Como resultado de la guerra de Estados Unidos contra España en 1898 le fueron arrebatadas a España, con su economía débil , Cuba y Puerto Rico. Las nuevas posesiones tenían valor para EE.UU. no sólo porque estas islas representaban importantes fuentes de materias primas y mercados de venta. La proximidad de Cuba y Puerto Rico a las costas del continente y la presencia allí de bases navales, cuya eficacia había sido comprobada en los siglos de guerras en el mar Caribe y en el Atlántico, creaban condiciones propicias para continuar la expansión de EE.UU. en América Latina. La importancia militar-estratégica de estas islas creció enormemente cuando se construyó el Canal de Panamá y Estados Unidos recibieron las llaves a las rutas marítimas entre los océanos.
La concepción de la importancia de la Cuenca del Caribe para la estrategia militar fue aprobada oficialmente por medios gobernantes de EE.UU. ya en los primero años después de la guerra de Estados Unidos contra España. El Presidente Teodoro Roosevelt formuló en 1904 una "adición" a la doctrina Monroe que respondía al deseo del ascendente capitalismo norteamericano de hacer aún más dinámica y agresiva la política exterior de EE.UU.
El sentido de esta "adición" se reducía a la necesidad de que EE.UU. intervinieran en los asuntos latinoamericanos en calidad de "fuerza policial internacional". Así es como T. Roosevelt inició una nueva etapa en las relaciones interamericanas. T. Roosevelt profesó la doctrina agresiva de Mahan todavía antes de asumir la presidencia, siendo aún ayudante del secretario de la Marina. Precisamente durante el gobierno de Roosevelt comenzó el incremento intenso del poderío naval de los Estados Unidos. La argumentación teórica de la necesidad de la prepotencia en la región del Caribe no es suficiente, es preciso respaldarla con acciones cuyo éxito debe ser asegurado por la fuerza militar: tal era el punto de ver del imperialismo norteamericano, que halló su expresión en la llamada doctrina de T. Roosevelt, o, en otros términos, la política del "gran garrote".
EE.UU. la usaron en la práctica ya en los años 1902-1903, durante la segunda crisis venezolana, cuando Inglaterra, Alemania e Italia emprendieron el bloqueo por mar de Venezuela para satisfacer por la fuerza sus pretensiones financieras y económicas. Estados Unidos que también tenían intereses económicos en Venezuela, asumieron una actitud de amenaza respecto a los países europeos, reiterando su derecho exclusivo a intervenir en los asuntos de la soberana república latinoamericana. En años posteriores Estados Unidos no perdieron la oportunidad de exhibir su poderío en el mar. En 1907-1908 la flota atlántica de EE.UU. - 16 novísimos acorazados con una tripulación de 15 mil efectivos -, navegó alrededor del continente sudamericano haciendo escala en los puertos más importantes.
Pero lo principal es que la política del "gran garrote" fue aplicada respecto a los países caribeños, ante todo, Cuba, República Dominicana y Nicaragua. A Cuba se le impuso la "enmienda Platt", que convirtió de hecho el país en protectorado estadounidense. En la República Dominicana y Nicaragua fueron desembarcadas reiteradas veces unidades de la infantería marina; las finanzas y aduanas de estos países fueron tomadas bajo control de EE.UU.
La evolución de la doctrina militar-política de EE.UU. con respecto a los países al sur del Río Grande llevó durante la presidencia de W.H. Taft a la llamada "política preventiva", que dio una nueva interpretación al "derecho" de Estados Unidos a intervenir en las repúblicas latinoamericanas. La "política preventiva" fue inaugurada en Cuba. Su esencia consistía en justificar la vigilancia policial sobre Cuba so pretexto de "guardar la paz" en este país, es decir, emplear la influencia de EE.UU. para prevenir supuestamente el "surgimiento del estado de anarquía" que haría "necesaria" la intervención armada. La aplicación de la "política preventiva" en Cuba creaba el precedente para con otros países latinoamericanos. La interpretación de esta política tuvo una larga proyección en las relaciones interamericanas y llevó, en realidad, a justificar la permanente intromisión de Estados Unidos en la vida económica y política de los países latinoamericanos.
La construcción del Canal de Panamá fortaleció aún más las posiciones militar-políticas del imperialismo norteamericano en la zona del Caribe. Estados Unidos recibieron la posibilidad de controlar allí la economía y la política de los pequeños países aún antes de la Primera Guerra Mundial. Las intervenciones militares fueron elevadas a la categoría de política oficial de EE.UU. en los países de la Cuenca del Caribe. La infantería marina estadounidense desembarcó más de una vez en Cuba y Nicaragua, Haití y República Dominicana. Se organizaron intervenciones armadas contra México, donde se desarrollaba la revolución de 1910-1917.
Después de terminar la Primera Guerra Mundial en la política latinoamericana de EE.UU. se esbozó una nueva tendencia, cuya aparición está relacionada con la victoria de la Gran Revolución Socialista de Octubre y la gran influencia de las ideas socialistas en todo el mundo. En su afán de hacer frente al auge del movimiento emancipador en los países latinoamericanos, Estados Unidos continuaron en los años 2o la práctica de intervenciones militares: basta con recordar la ocupación de Nicaragua en 1927-1933 contra la que luchó el héroe nacional de Nicaragua Agusto César Sandino.
Al propio tiempo, los círculos gobernantes de EE.UU. comprendían que únicamente por la fuerza armada no era posible "mantener embridados" a los países latinoamericanos cuyos pueblos se alzaban contra el dominio imperialista por la independencia nacional. En los años 30, los EE.UU. propugnaron la política de "buena vecindad" en Latinoamérica, contando ante todo con los regímenes reaccionarios que habían implantado y con la liquidación del movimiento de liberación en los países latinoamericanos por manos de sus marionetas. Nombraremos sólo a dos figuras - Trujillo en la República Dominicana y Somoza en Nicaragua -, tras los cuales se encuentra toda una época de sostén y ayuda en todo lo posible de las dictaduras más sangrientas de nuestros tiempos.
La Segunda Guerra Mundial ayudó a Estados Unidos a acrecentar su influencia económica, política y militar en América Latina. Pero encontraron una resistencia resuelta por parte de los pueblos del continente. En los años 50 en un serie de países fueron derrocados los regímenes dictatoriales proimperialistas. A Estados Unidos no les era fácil actuar con los "métodos viejos" frente al creciente poderío de las fuerzas de oposición en América Latina. Era necesario revisar la táctica, manteniendo intacta la estrategia imperialista.
Un factor decisivo que obligó a los medios gobernantes a buscar nuevos métodos de expansión en Latinoamérica fue la Revolución Cubana. Este constituyó un paso nuevo de principio en la lucha de los pueblos latinoamericanos por la liberación del yugo imperialista, por el fortalecimiento de la soberanía nacional, la independencia económica, por las profundas transformaciones sociales.
La política imperialista estadounidense en América Latina adquirió la forma principal de neocolonialismo, que representa un conjunto de medidas políticas, económicas, militares e ideológicas, elaboradas por los círculos dirigentes de EE.UU. en condiciones de la creciente crisis general del capitalismo y encaminadas a mantener y ampliar el control sobre países soberanos con la economía del subdesarrollo. La nueva política estadounidense halló su plasmación ante todo en el programa de la Alianza para el progreso, uno de los principales objetivos del cual era debilitar la influencia de la revolución cubana sobre las amplias masas de Latinoamérica.
Pero el fracaso de la Alianza para el progreso, que no logró resolver ninguno de los problemas del desarrollo de América Latina, los éxitos del movimiento revolucionario en el continente en el último decenio marcado por jalones importantes tales como la victoria del pueblo chileno en las elecciones de 1970, el triunfo de la revolución sandinista en Nicaragua en 1979, el avance de Granada por la senda de la construcción del socialismo: todo ello mueve a los círculos gobernantes de Estados Unidos a recurrir de nuevo al intervencionismo. A la par con el envío directo de unidades militares (República Dominicana, 1965; Granada, 1983), EE.UU. cuentan cada vez más con la contrarrevolución interna. En Chile organizaron, planearon y costearon el complot contra el Presidente Salvador Allende, propiciando el acceso al poder de la dictadura militar-fascista. Organizan y preparan intervenciones contra los países del Caribe, reclutando a mercenarios de la escoria contrarrevolucionaria que han expulsado de sus países los pueblos que han emprendido el camino de desarrollo independiente. Un ejemplo de ello fue la intervención contra Cuba en 1961, que terminó con la derrota de los mercenarios en Playa Girón. Ahora se prepara la intervención en la Nicaragua revolucionaria. En octubre de 1983, Estados Unidos realizó una intervención armada contra Granada so pretexto de "proteger en la isla a los ciudadanos norteamericanos", no amenazados por nadie, pretexto viejo, pero probado en más de una ocasión.
La política de exportación de la contrarrevolución provoca indignación creciente en los países latinoamericanos. Los llamamientos a revisar el sistema interamericano resuenan con energía cada vez mayor.
Las relaciones interamericanas en la etapa actual del desarrollo histórico experimentan profundos cambios de principio. En Latinoamérica prevalece la tendencia a mancomunar la acción en aras de la "segunda liberación", o sea, de la verdadera independencia frente al imperialismo. Esta tendencia se perfiló todavía a principios del siglo XIX, inmediatamente después de que los pueblos latinoamericanos se liberaran del yugo colonial español. Simón Bolívar, el gran luchador por la independencia de América Latina, aspiró ya entonces a establecer una estrecha colaboración entre las jóvenes repúblicas, colaboración de las que excluía a Estados Unidos, vislumbrando las intenciones expansionistas de este país.
Los legados de Bolívar se ponen en la actualidad en práctica. Los pueblos latinoamericanos, librándose de las ataduras del panamericanismo, arriban a la solidaridad latinoamericana, unen los esfuerzos de sus países en defensa de las riquezas nacionales, de la verdadera soberanía. Es una tendencia que adquiere carácter antimperialista cada vez más nítido".

07: 01 : 19 : 04


119 G

119 G se transforma en 118 G / 119 G becomes 118 G

118 G

118 D

118 G


9 comentarios:

Anónimo dijo...


Anónimo dijo...


Anónimo dijo...



Fernando Purcell*

Anónimo dijo...


Confederación Iberoamericana de Asociaciones Científicas y Académicas de la Comunicación

Estados Unidos y las cinematografías iberoamericanas entre la Segunda Guerra
Mundial y la posguerra

Sesión Temática 7: Historia de los medios
Francisco Peredo Castro

Anónimo dijo...


Cine y propaganda en las guerras del siglo xx

Anónimo dijo...


49th Parallel, Vol. 24 (Spring 2010) Long
ISSN: 1753-5794 (online)
The Origins of the CIA and the Non-Strategic Development of
U.S. Political Warfare, 1946-47
Dr. Stephen J. K. Long*

Anónimo dijo...


11-S y la violencia del estado oculto

Peter Dale Scott

Anónimo dijo...



Mark Sullivan, la CIA y el periodismo investigativo…

Por: Kintto Lucas
Fecha de publicación: 17/03/09

Anónimo dijo...